domingo 28/2/21

C4 y Ë-C4 Ëlectric. Un paso más…

Con una veintena de tecnologías de ayuda a la conducción, los nuevos C4 y ë-C4 eléctrico, producidos en la factoría madrileña de PSA, se sitúan a la vanguardia del segmento de militancia, siguiendo la estela que en su día marcasen el GS, ZX, Xsara y al anterior generación C4.

Desde hace décadas, Citroën investiga a la búsqueda de mejorar la seguridad al volante, tanto para llegar donde los ojos, o las manos, del conductor no consiguen hacerlo, como para reaccionar en fracciones de segundo en situaciones críticas… en las que el tiempo es oro.

Si en los años 70 el GS buscaba mejorar el tiempo de reacción al volante, con mandos intuitivos situados al alcance de la mano (indicadores luminosos y frenos de disco), en los 90 el ZX incorporaba dirección asistida, un sistema de frenado servoasistido, eje trasero autodireccional y sistema antibloqueo ABS. A finales de esa misma década, el Xsara Windows CE (primer vehículo multimedia), daba un paso hacia el siglo XXI incorporando el encendido automático de las luces, también el navegador GPS, además del sistema de reconocimiento de vocal, con el que podía manejarse el ‘e-mail’, el GPS, el teléfono portátil ‘manos libres’.

Con «El Poder de la Tecnología» como lema, el revolucionario C4 llegaría en 2004 introduciendo la primera versión de la alerta de cambio involuntario de carril (vibración del asiento del conductor), el limitador voluntario de velocidad y la alerta de presión de los neumáticos; la ayuda a la salida en pendiente llegaría en 2008, con el ‘restyling’ del modelo.

En 2010, la siguiente generación del C4 incorporaba novedades como el sistema de vigilancia del ángulo muerto, los faros antiniebla delanteros con iluminación estática en cruces, sistemas a los que se sumaría, en 2015, el control de tracción inteligente.

Ahora, además del amplio paquete de ayudas a la conducción, el confort y la ergonomía acaban… en seguridad, capítulo en el que ‘el chevron’ viene trabajando desde sus orígenes.

C4 y Ë-C4 Ëlectric. Un paso más…
Comentarios