domingo. 26.06.2022
                      DM4P2F3-18-12-16-2.jpg
DM4P2F3-18-12-16-2.jpg

El nuevo hallazgo, ‘pegaba’ materialmente al asfalto al ‘nueveonce’ Carrera RS 2.7 suministrando, a la vez, aire adicional para refrigerar el motor trasero.

Un efecto —lo mejor— que se conseguía sin aumentar la resistencia al avance (‘drag’), sino todo lo contrario… 4,5 kilómetros por hora suplementarios de velocidad punta: «Durante los ensayos —apunta el ingeniero jefe Peter Falk—, nos dimos cuenta de que podíamos aumentar la velocidad máxima con un alerón más alto, porque reducía la resistencia al avance»

También los ingenieros trabajaron en el chasis, adoptando ruedas traseras más anchas: llantas forjadas ‘Fuchs’ de 7 J x 15, calzadas con neumáticos 215/60 VR 15 (de 6 J x 15 en el tren delantero), lo que también se traduciría en un ensanchamiento de 42 milímetros en la zaga de la carrocería con, por ende, unos abombados —bastante— pasos de rueda, que acabarían convirtiéndose en toda una seña de identidad para el modelo y sus siguientes series.

«Cola de pato»…
Comentarios