martes. 31.01.2023

La leyenda del ‘Coupé Deportivo Ligero’, la arrancó la ‘Bayerische’ en clave del icónico 3.0 CSL ganador del Campeonato Europeo de Turismos en 1973, temporada inaugural del certamen, repitiendo título cinco veces consecutivas —por si quedaba alguna duda— entre 1975 y 1979, con pilotos tan destacados al volante como Toine Hezemans, Hans-Joachim Stuck, Chris Amon y hasta el mismísimo Niké Lauda, quienes marcaron su ley en el ‘Infierno Verde’ de Nürburgring y en diversos circuitos estadounidenses.

A renglón seguido, la versión de carretera se convertía rápidamente en todo un símbolo en su época: carrocería coupé con anchos pasos de rueda, prominente alerón delantero y alerón de techo, completando así las modificaciones estéticas —y funcionales— respecto a lo demás coupé de la serie grande en los catálogos de BMW; eso sí, el ‘grandote’ alerón zaguero, que no estaba homologado para su uso normal en carretera, ‘yacía’ oculto en el maletero, lo que tampoco le impedía convertirse en objeto de culto para los usuarios, lo que le valdría al Coupé 3.0 CSL el apodo… ‘Batmóvil’.

Con una cilindrada aumentada a 3.153 centímetros cúbicos y 206 CV, aquel 6 cilindros en línea, con inyección directa de gasolina, se convertía en la máquina más potente jamás utilizada entonces por un BMW combinada, eso además, con una refinada suspensión y una ‘romana’ de sólo 1.270 kilos… inusual para la época.

La construcción ligera fue la clave de aquel reducido peso: puertas de aluminio, como el capó y la tapa del maletero que, al abrirse, se apoyaban en unas varillas de filigrana. Otros componentes de la carrocería, como el techo, los paneles laterales y el tabique del maletero, se fabricaron con una chapa muy fina, mientras los parachoques cromados se sustituyeron por unos zócalos de plástico. También los ligeros asientos ‘baquet’, la omisión de materiales aislantes, además de la dirección asistida y los elevalunas eléctricos, contribuyeron a la reducción del peso. Resultado: 6,2 Kg. /CV de relación peso/potencia.

La reinterpretación contemporánea de estas características, ancladas en las icónicas siglas, se configura en un coupé que acentúa la elegancia deportiva y la dinámica expresiva, cuya tecnología hereda, por vía directa, las aplicaciones desarrolladas para los coches de carreras firmadas por BMW M, con la fibra de carbono por bandera.

Así, el nuevo 3.0 CSL puede presumir de una excelente relación peso/potencia: 2,9 kilos por CV.

‘Coupé Sport Leichtbau’… CSL
Comentarios