miércoles 8/12/21
                      DM16P4F1-19-44-15-8.jpg
DM16P4F1-19-44-15-8.jpg

J. F. Z.

Historias… apasionadas. ¿Sabía que a Henry Ford se le ocurrió la idea de la cadena de montaje —para coches— después de visitar un matadero? Pocas historias tan apasionadas —apasionantes— como las que la humanidad ha mantenido con los vehículos, desde que los coches de caballos se sustituyesen por los de caballos… de vapor.

Anécdotas, misterios y polémicas que Juan Pedro de la Torre, periodista de acreditada trayectoria en la información especializada, desgrana —desvela— en su último libro: desde el invento de Ford para la puesta en marcha de la cadena productiva a cómo antes de dedicarse a la fabricación de neumáticos, los hermanos Michelin contemplaron un proyecto mucho más lúdico: pelotas de goma para niños y zapatas de freno para los antiguos carros.

Averiguar, en las páginas de «Eso no estaba en mi libro…» la relación entre Adolf Hitler y el ‘Coche del Pueblo’, el famoso ‘Escarabajo’ de Volkswagen, proyectado por Ferdinand Porsche (padre, también, del Renault 4/4 además del celebérrimo ‘nueveonce’) o la que tuvo (su relación con las carreras) la sudafricana Desiré Wilson, única mujer hasta el momento en ganar un Gran Premio de Fórmula 1; los ‘amores secretos’ (secreto… a voces) del Commendatore Enzo Ferrari; las proezas deportivas del ‘gentleman driver’ Graham Hill, el único en ceñirse la ‘triple corona’: Indianápolis, Mónaco y Le Mans; ‘primus inter pares’, entre los muchos pilotos habituales de la F1 que lo intentaron (Tazio Giorgio Nuvolari ‘El Mantovano Volador’ y Maurice Trintignant ‘Poupou’, tío de famoso actor, y Bruce McLaren y ‘nuestro’ Fernando Alonso… también).

Aquella homérica corona que el autor enmarca en la llamada «ofensiva británica», capitaneada por Anthony Colin Bruce Chapman —Lotus, ya saben—, quien soñaba —hizo realidad su sueño— con ganar en Indianápolis inscribiendo un monoplaza de motor trasero; cuando las carreras eran carreras, los coches —sus motores— sonaban a competición… como el olor a goma ‘torturada’, a pastillas de freno con ‘algo’ de amianto… a ricino de lubricantes ‘racing’.

Otro mundo —y su época—; otra forma de competir —y ganar—; de correr… de soñar bajo la ajedrezada.

Esas historias —‘que no estaban…’—, aparecen ahora por obra y gracia (ágil pluma, amena y desenfadada) de Juan Pedro de la Torre. Recomendable… mucho.

«Eso no estaba en mi libro…»
Comentarios