martes 17/5/22

En abril de 1931, Citroën seguía los pasos de Marco Polo con el legendario ‘Crucero Amarillo’: catorce vehículos y cuarenta expedicionarios para explorar zonas de Asia y Extremo Oriente, poco conocidas entonces y que ‘unieron’ el Mar Mediterráneo y el Mar de China.

El 4 de abril de 1931 partía de Beirut el «Grupo Pamir» y el 16 de ese mismo mes lo hacía el «Grupo China» desde Tientsin..

Tras enfrentarse a unas terribles condiciones, con la arena y las rocas del desierto del Gobi como telón de fondo, además de los altos montes del Himalaya, la expedición llegaría a Pekín el 12 de febrero de 1932… una demostración de audacia y pasión por los desafíos.

Para aquel —entonces— increíble recorrido de Beirut a Pekín, atravesando Oriente Medio y la Cordillera del Himalaya, se eligieron las innovadoras auto-orugas C4 y C6 (Kégresse P17); más de 12.000 kilómetros, incluso atravesando China en plena revolución, con tales obstáculos que, en ocasiones, obligaron a desmontar los vehículos pieza a pieza para sortear, a lomos de animales de carga, montes y caudalosos ríos; una empresa que sellaría el suelo de André Citroën con impactantes imágenes de sus vehículos oruga… «en el fin del mundo», trepando por los escarpados caminos del Himalaya.

Tras varias vicisitudes preparatorias, el «Grupo China», dirigido por Victor Point, alcanzó Pekín en el Transiberiano, mientras el «Grupo Pamir» al mando de Georges-Marie Haardt y Louis Audouin-Dubreuil, partió de Beirut al Himalaya; con ellos, Teilhard de Chardin, el célebre geólogo y paleontólogo jesuita; Hackin, especialista en antigüedades del Lejano Oriente; los naturalistas Reymond y Williams; el periodista Lefevre; el pintor Iacovleff y Maynard-Owen Williams de la ‘National Geographic Society’; además de un grupo de cineastas, médicos, telegrafistas y dieciocho mecánicos seleccionados entre los trabajadores del «Citroën Tracked Atelier» en Courbevoie.

Dos tipos de vehículos formaron en la caravana del ‘Crucero Amarillo’: el derivado del C6F —del «Grupo China»—, disponía de dos depósitos de gasolina —200 litros cada uno—, dos grupos eléctricos, un radiador especial y un ventilador de 8 palas; carrocería de aluminio, techo de lona y un peso de carga de 4 toneladas con remolque, alcanzaba 45 por hora de velocidad.

El «Grupo Pamir» utilizaba un derivado del C4F, diseñado para poderse desmontar completamente —y volver a montarlo— cuando las circunstancias lo requiriesen; adoptaba un motor de 4 cilindros en línea y válvulas laterales, diseñado para poder utilizarse con el aire enrarecido a grandes alturas.

En ambos casos, la propulsión era por orugas flexibles, caja de cambios de 4 velocidades, con reductora y bloqueo en el diferencial. El motor del primero era de 2.442 centímetros cúbicos (40 CV), 6 cilindros; el del segundo de 1.628 centímetros cúbicos (30 CV).

El ‘Scarabée d´Or’ (Escarabajo de Oro, Tipo P17), del «Grupo Pamir», fue el único superviviente de la expedición; a su regreso a París, se exhibiría en el salón Citroënde la Place de L´Europe, posteriormente en Les Invalides y finalmente en el Museo del Automóvil de La Sarthe, en el circuito de las 24 Horas de Le Mans. También puede encontrarse una réplica en el Conservatorio Citroën.

Estética… en la aventura
Comentarios