domingo 29/5/22

Ferrari 296 GTS. ‘Piacere… Di Guida’

■  La nueva ‘berlinetta’ adopta mecánica híbrida enchufable

 

■  830 CV para esta nueva réplica del 296 GTB, en formato descapotable. Merced al reconocido sistema ‘RHT’, firmado por Ferrari, maximiza las emociones y diversión al volante, con una tarifa -en Italiaalrededor de 269.000 euros.

                      DM14P1F3-17-05-18-3.jpg

GTS… «Gran Turismo Spider». Y no queda ahí ‘la cábala’: 2 y 9 en referencia a la cilindrada y 6 por la arquitectura motorística. Se trata, como su ‘hermano’ GTB, de un modelo completamente nuevo, que no viene a reemplazar a ninguna de las realizaciones en los catálogos de Maranello.

En su condición de ‘tetto aperto’, nuestro protagonista adopta una capota rígida de dos piezas que, de forma automatizada, se abre y cierra en escasamente 14 segundos hasta 45 por hora de velocidad; además, la luneta escamoteable trasera —de cristal— actúa como cortavientos, asegurando así un buen confort de marcha ‘a cielo abierto’, incluso, apunta el fabricante, «a altas velocidades».

Se trata del tercer modelo —primero descapotale—, tras el SF90 Stradale y el propio 296 GTB, en adoptar un motor híbrido enchufable: gasolina turboalimentado V6 de 2.9 litros y 663 CV, unido a un motor eléctrico (también al eje trasero) de 167 CV, con lo que el 296 GTS alcanza una potencia total de 830 CV; cien por cien propulsión trasera, capaz de ‘sprintar’ de cero a cien en 2,9 segundos; 7,6 de cero a 200 y de alcanzar 330 por hora de punta (135 por hora en modo eléctrico, 25 kilómetros de autonomía exclusivamente eléctrica). Su ‘romana’ se cifra en 1.540 kilos, 70 más que la ‘berlinetta’.

Monta caja de cambio automática de 8 velocidades, mientras el embrague se encarga de desacoplar los dos motores —térmico y eléctrico—. Como en el 296 GTB, se cuenta con un alerón zaguero activo —herencia LaFerrari—, capaz de generar hasta 360 kilos de carga aerodinámica a 250 por hora de velocidad.

El ‘eManettino’ permite elegir entre diversos modos de conducción: eDrive (motor térmico apagado), Hybrid (optimización de la potencia encendiendo o apagando el motor térmico), Performance (gran rendimiento, siempre en gasolina) y Qualify (prioriza el máximo rendimiento, manteniendo la energía de la batería); el opcional paquete Assetto Fiorano, propicia unas excepcionales aptitudes deportivas, salpimentadas con una también exclusiva decoración «250 Le Mans».

Una sugestiva herencia V6 que ‘Il Cavallino’ arrancaba en 1957 (entonces a 65º, ahora a 120º) con el monoplaza Dino 156 F2 (en honor del fallecido hijo del Commendatore Enzo); un año después, llegarían los Sport Prototipos 196 S y 296 S (ambos con motor delantero), además del monoplaza 246 F1, con el que Mike Hawthorn firmaría el Mundial de Fórmula Uno.

Ferrari 296 GTS. ‘Piacere… Di Guida’
Comentarios