sábado. 03.12.2022

Su particular ‘noche de los tiempos’ la data Peugeot en los albores de 1812. Unos humildes serruchos se convertirían en la primera unidad de comercio del León de Montbeliard, que no sería hasta 1890 cuando lanzase su primer automóvil: el Type 3.

¿Y entre medias? Pues… sus célebres molinillos —aún hoy en la mesa de cualquier restaurant que se precie— para sal, pimienta y diversas especias; luego vendrían las motocicletas, bicicletas, tractores, otra nutrida nómina de automóviles y furgonetas… y hasta utensilios vitivinícolas bajo el sello «Peugeot Saveurs»: sacacorchos de palanca, también eléctricos, de cápsula corta, a láminas y para vinos espumosos; decantadores para tintos con aromas complejos y vinos blancos, para tintos jóvenes, con antigoteo y asas… aireadores para todo tipo de vinos; bolas limpiadoras de decantadores, botelleros de todos los tipos y tamaños; sistemas antigoteo, bombas de vacío para conservación de botellas abiertas.

Y no queda ahí ‘la cosa’… navajas multiuso para abrir botellas, preservadores de temperatura, cubiteras, paletas testadoras, copas para degustar —Pinot, Merlot, Champagne, Cognac…—. ¡À votre santé!

Desde 2012, la marca posee un estudio de diseño que realiza todo tipo de elementos, creaciones ultramodernas fruto de combinar los más innovadores materiales, con pinceladas sólo concebibles en un futuro… ya no tan lejano.

«Lab… oratorio» futurista
Comentarios