viernes. 02.12.2022

Mercedes S Cabrio. Salón… con ‘terraza’

Descapotable con cuatro plazas, sexta entrega de la Clase S. Mercedes propone un ‘capricho’, estético y tecnológico, con techo de lona eléctrico y dos potentes V8 biturbo de gasolina (455 y 585 CV) y una tarifa entre 166.000 y 222.700 euros.
Lujo y confort en un habitáculo de cuatro plazas.
Lujo y confort en un habitáculo de cuatro plazas.

Sexta entrega… Culto al pasado en clave de futuro. Hay que remontarse a 1971 para encontrar a un ‘hermano’ del recién llegado Clase S Cabrio (cuatro lujosas plazas) y la Estrella Plateada no se para en barras en su oferta, tampoco en compartir más de la mitad de las piezas con su homónimo Coupé —el 60% anuncia el fabricante— aunque, como fácilmente puede suponerse, también la arquitectura descapotable modifica su zaga para ‘alojar’ la capota de lona (insonorizada, tricapa y con accionamiento eléctrico) que no precisa más allá de 20 segundos para plegarse y desplegarse, incluso en marcha si no se superan los 50 por hora de velocidad. También la llave electrónica permite su accionamiento desde el exterior del coche.

La regulación inteligente de la climatización y la posibilidad de activar el sistema «Aircap» (deflector en el parabrisas y paravientos eléctrico detrás de las plazas traseras) y con las cuatro ventanillas elevadas, pude rodarse ‘a cielo abierto’ con total comodidad en invierno y verano.

El nuevo Clase S Cabrio desembarca en el mercado español con dos motorizaciones de gasolina, ambas en configuración V8 biturbo: S500 de 455 CV, unido al cambio automático 9G-Tronic de nueve relaciones con convertidor de par y exclusivamente con propulsión trasera (4,6 segundos de cero a cien y 9,1 litros de consumo medio) y la ‘joya de la corona’ firmada —¿alguien lo dudaba?— por el preparador de culto AMG: S63 que ‘sube’ hasta 585 CV y se ‘solidariza’ con el cambio automático de doble embrague —7 marchas— y con la tracción total 4Matic (3,9 segundos en el sprint de cero a cien y 10,4 litros de media). Incluso se ofrece de serie la suspensión neumática Airmatic (regulación progresiva y selección confortable o deportiva) en ambas versiones.

Al igual de que sus ‘congéneres’ Berlina y Coupé de la Clase S, también el descapotable adopta todas las innovaciones en sistemas de ayuda a la conducción; así, la cumplida lista —que el fabricante apellida «Intelligent Drive»— que incluye el freno con función de detección de peatones, el ‘piloto automático’ de distancia, de dirección y «Stop&GoPilot», el servofreno de emergencia con asistencia para cruces, el detector activo de cambio de carril, luces automáticas de carretera y el asistente para visión nocturna. También el sistema de prevención de colisiones, ‘es capaz’ de frenar automáticamente el coche hasta 100 por hora de velocidad, reduciendo así la gravedad del impacto con vehículos que circulan a menor velocidad o en la propia maniobra de frenado.

Y como en cualquier descapotable que se precie, el Case S Cabrio dispone de protecciones antivuelco, unos mecanismos pirotécnicos —arcos— situados por detrás de los reposacabezas traseros que se activan automáticamente para preservar la integridad del habitáculo.

En suma, que Mercedes eleva —más si cabe— el listón de su nuevo descapotable… 45 años después.

Mercedes S Cabrio. Salón… con ‘terraza’
Comentarios