domingo 26/9/21

Porsche y Le Mans. Momentos… para la eternidad

DM4P2F7-20-07-27-3.jpg

JAVIER FERNÁNDEZ

Banderazo de salida… 1951. Año en el que Porsche firmó la primera victoria en su categoría con el 356 SL. Tras el éxito de aquel coupé ‘Super Ligth’ con carrocería aligerada (aluminio), llegarían otras 107 victorias de clase y 19 absolutas.

Aquel coupé pesaba sólo 680 kilos, casi 120 menos que el 356 Coupé con carrocería de acero que, a partir de 1949, producía Reutter en Stuttgart.

Todo arrancaba en 1948, cuando se construyeron 44 unidades del Type 356/2 Coupé en Gmünd, en la región austriaca de Carintia. Aquel ganador rendía escasamente 50 CV, y cubrió 2.840,65 kilómetros en Le Mans a una media de 118,36 por hora… ¡en 1951!

El coche había viajado por carretera (once horas de trayecto) hasta el circuito galo, regresando a casa, a Zuffenhausen… por caminos rurales. Era otra época, cuando el automovilismo deportivo escribía páginas heroicas… ‘homéricas’; como la que firmaron, en el 51, el importador francés de la marca Auguste Veuillet y su compatriota Edmond Mouche, solamente dos pilotos para una carrera de 24 Heures, nada inusual en ese momento.

El propio Veuillet, ‘auxiliado’ por Charles Faroux, el mítico director de la carrera de Le Mans, lograría convencer a Ferdinand y a Ferry Porsche (padre e hijo) en el Salón del Automóvil de París de 1950 para que la marca compitiese en la pista de La Sarthe.

El camino hacia la victoria de aquel 24 de junio de 1951, resultó ser tan largo como ‘tortuoso’: dos de cada tres coches de competición y entrenamiento ya habían sufrido accidentes antes de la carrera; así que, todas las esperanzas en el ‘ligero’ 356 Coupé, animado —¡cómo no!— por el cuatro cilindros ‘bóxer’ —cilindros opuestos— y 46 CV —como su número en la puerta—, con cilindrada aumentada. Al parecer, según las leyendas urbanas de la época, cuando el 356 SL volvió a casa tras la carrera… rendía 4 CV más.

Porsche y Le Mans. Momentos… para la eternidad
Comentarios