jueves 26/11/20

A propósito… de ‘inclinaciones’

DM17P2F5-16-11-33-0.jpg
DM17P2F5-16-11-33-0.jpg

Tres décadas y media antes —85 años… hoy— del lanzamiento del 110 R, el 935 Dynamic ya mostraba ‘maneras’: carrocería aerodinámica (sumamente ‘inclinada’) para un impactante prototipo que, en 1935, ya manifestaba el ingenio de los ingenieros checos.

Skoda se lanza a la ‘batalla’ aerodinámica, y a la construcción ligera, con un modelo de ensueño… e impresión futurista, en el que los ‘dibujantes’ de Mladá Boleslav combinaban soluciones técnicamente avanzadas en la ciencia de flujos, una tendencia que despuntaba en el diseño de los automóviles.

Hay otro motivo por el que el 935 Dynamic sigue siendo, aún hoy, uno de los modelos emblemáticos en su época: motor ‘bóxer’ ( 4 cilindros opuestos, refrigerados por agua) montado por delante del eje trasero (trasero-central), configuración que permitía rebajar el centro de gravedad del coche, lo que redundaba en un mejor comportamiento dinámico; así que, sus 55 CV propiciaban 130 por hora de punta; por no hablar de la innovadora caja de cambios electromagnética de 4 velocidades, firmada por el fabricante francés Cotal, cuyo preselector permitía cambiar las marchas de forma semiautomática.

Los conocimientos atesorados con el prototipo 935 Dynamic, animarían a la marca de Mladá Boleslav a participar en el Rallye de Montecarlo de 1937, con una versión modificada y más compacta a partir de los planos de un biplaza deportivo ‘dibujados’ un año antes… que nunca llegó a tomar la salida; su desarrollo se frenó en 1939, trasladándose al ‘stock’ de coches usados de Skoda… donde se perdió su rastro.

Con todo, la historia del único 935 Dynamic ‘jamás construido’ es sobradamente conocida: Skoda lo vendió como coche de segunda mano a un comprador privado en 1939, volviendo a adquirírselo en los años 60 para engrosar la entonces incipiente colección de la marca.

Hace tres años, el taller del Museo Skoda en Mladá Bolesva completaba el meticuloso proceso de restauración del 935 Dynamic, una de las ‘perlas’ de la colección.

A propósito… de ‘inclinaciones’
Comentarios