domingo 28/2/21

Sensores… del iris

El futuro de la seguridad en carretera
DM16P1F2-17-35-48-8.jpg

JAVIER F. ZARDÓN

Rastreando… la mirada. Saber dónde miran los conductores ayuda a conseguir una interacción más intuitiva. Una tecnología que también tendrá aplicaciones en otros ámbitos, como el diseño sistemas de movilidad.

Sensores de luz infrarroja, imágenes en alta resolución y un sofisticado algoritmo… para averiguar ‘dónde’ miramos.

Si mientras conducimos la carretera —¡por descontado!— debe ser el foco principal, la clave para una conducción segura debe de ser la localización, a simple vista, de todo aquello que buscamos en la consola central del sistema de infoentretenimiento (navegador, climatización, radio…).

Así que, debe garantizarse «el mínimo tiempo de interacción con la pantalla, por lo que la informción debe estar donde, de manera intuitiva y natural, la buscan los usuarios», apunta Rubén Martínez, responsable de ‘Smart Quality’ en Seat.

¿Qué es el ‘Eye-Tracking’? La tecnología que permite a una computadora, mediante gafas con sensores infrarrojos en sus cristales y una cámara en el centro de la montura, saber dónde mira una persona. Un complejo algoritmo, con modelo de ojos 3D, interpreta todos los datos de lo que está viendo el usuario, para acabar obteniendo el punto de mira exacto.

De forma que esta tecnología cuenta con estudios muy precisos sobre la interacción humana con todo tipo de dispositivos.

Así, el equipo de Seat trabaja actualmente en una prueba piloto de cara a introducir las gafas ‘Eye-Tracker’ en los ensayos de los nuevos modelos, seleccionando usuarios de diversos perfiles que, con ellas puestas, se pondrán al volante del León para, por ejemplo, subir la temperatura del habitáculo o cambiar de emisora; los técnicos podrán analizar a qué parte de la pantalla se ha dirigido primero la vista, el tiempo que tardan en hacerlo y las veces que miran a la carretera mientras interactúan con el dispositivo, porque… «a menudo el cerebro engaña y donde crees que estás mirando, no es donde en realidad lo estás haciendo», sostiene Martínez.

Consecuencia: todos estos patrones de uso serán claves para el desarrollo de las consolas centrales de los coches del mañana, determinando el lugar, tamaño y distribución de la información en aras de una mayor comodidad parea el usuario.

Se trata, en definitiva, de «humanizar las interfaces», tal como apuntan desde el equipo ‘Smart Quality’ de Seat.

Sensores… del iris
Comentarios