sábado 28/5/22

Hace 70 años, el ‘Super Ligero’, sus dos siglas, se convertía en sinónimo de exclusiva deportividad: desde el icónico 300 SL (W 194) de 1952 hasta la más reciente propuesta de la serie R 232 AMG SL… «un coche de ensueño durante 70 años».

A renglón seguido de los aerodinámicos, los ‘SuperLigeros’ transmitían otro importante valor al fabricante de la ‘Estrella Plateada’, al constructor de automóviles más antiguo del mundo, involucrado en las carreras desde ‘su más tierna infancia’: desde el 300 SL Coupé (W 198) en adelante, la deportividad, el lujo y el estilo de vida, se han convertido en indiscutibles atributos de cada SL.

Deportividad en los genes… desde ‘aquel’ 12 de marzo de 1952, cuando Mercedes-Benz presentaba su primer 300 SL (W 194), un puro deportivo, la marca se imponía en cuatro de las cinco carreras de la temporada: triplete en Berna y cuádruple victoria en Nürburgring, además de sendos dobletes en las 24 Heures du Mans y en la III Carrera Panamericana México; para redondear… segundo y cuarto en las Mille Miglia, carrera de referencia en la época.

Para la temporada de 1953, Mercedes construiría el prototipo W 194/11 que, aunque prácticamente no se utilizaría, serviría como ensayo general para la Fórmula Uno, representando un importante paso hacia los coches de carreras W 196 R y los W 196 S de 1954 y 1955, entre los que se contaba el célebre ‘Alas de Gaviota’ (‘Gullwing’), en referencia a la apertura vertical de sus puertas. Hoy, estas clásicas piezas de colección, alcanzan precios por encima del millón de euros.

Al ‘Gullwing’ y su homólogo 300 SL Roadster, le acompañaría en catálogo el descapotable 190 SL —más ‘utilizable’ en carretera—, mientras a principios de los 60 (1963) el 230 SL (W 113) reemplazaba a los 300 y 190; su opcional techo cóncavo rígido, sostenido por estrechos pilares, le valdría el apelativo de «Pagoda», por lo que recordaba a la arquitectura de los templos asiáticos.

Después, en la primavera de 1971, los SL de la Serie R 107 (motores de 6 y 8 cilindros) que se mantuvo 18 años en catálogo… todo un récord.

En 1989 llegarían los SL R 129, cuyo enmascarado arco de seguridad se desplegaba automáticamente en sólo 0,3 segundos, incluso con el techo rígido cerrado.

En los años 2000 debutaba la generación R 230, con techo ‘Vario’ plegable de acero y la significativa participación del ‘preparador de culto’ AMG: un tercio de los R 230 producidos llevaron motores AMG.

En enero de 2012, coincidiendo con el sexagésimo aniversario SL, llegaba la generación R 231 y en el pasado 2021 la R 232, la última reedición del icono… hasta la fecha.

SL. Del sueño… a la realidad
Comentarios