sábado 10/4/21

Super… Ligero

mercedes
mercedes
«Construido para el circuito», así rezaba la publicidad oficial cuando, el 12 de marzo de 1952, Mercedes-Benz presentaba a los medios de comunicación el 300 SL (W 194, en clave de fábrica); unas semanas más tarde, el SL (‘S’ por Super, ‘L’ por ‘light’ ligero) debutaba en competición: Mille Miglia, 24 Horas de Le Mans, la Carrera Panamericana, además de Berna y Nürburgring se inscribían en el ‘diario’ de aquel pionero SL. Solamente se construyeron 1.400 unidades de aquellos codiciados deportivos con puertas ‘alas de gaviota’ que hoy alcanzan, en las subastas de clásicos, precios superiores al millón de euros. En 1957, el ‘Gullwing’ se sustituiría por el 300 SL Roadster y por el ‘Pagoda’ en 1963. La primera serie de modelos SL, con motor de 8 cilindros, fue el R 107 de 1971, fabricada durante nada menos que 18 años, todo un récord; mientras el siguiente SL (R 129 de 1989) marcó hitos en diversos aspectos: barra antivuelco desplegable en sólo 0,3 segundos, incluso con el techo rígido cerrado, a la vez que los 12 cilindros ‘tope de gamma’ tienen un lugar bien merecido en la trayectoria productiva de Mercedes: 600 SL (394 CV) y SL 73 AMG, con motor V12 de 7.3 litros y 525 CV.

Super… Ligero
Comentarios