martes 17.09.2019
AL TRASLUZ

Bisontes y pañales

En términos demográficos, nos quedan cuatro telediarios y media edición de Supervivientes. La despoblación nos aboca a extinguirnos. En cambio, he leído en este periódico que “crece la familia de bisontes leoneses”. Albricias, aquí se reproduce alguien. Si hemos de volver a las cavernas, por lo menos tendremos un modelo fiable para el papel pintado. El feliz parto ha tenido lugar en el Museo de la Fauna Salvaje de Valdehuesa. No es por ser aguafiestas, pero dicen que los bisontes tienen una adolescencia muy mala, y eso que no espetan “espera” ni piden móvil nuevo. En fin, la evolución de las especies también tiene sus limitaciones. Se dice en dicho artículo que quizá haya otras dos hembras estén preñadas. La duda es porque, al parecer, el embarazo no se les nota a simple vista. Ya le gustaría a muchos poder meter así barriga. Ahora bien, la explicación dada al éxito reproductor me parece algo reductiva: “la buena adaptación al medio”. Hombre, este hace pero necesita el empujoncito. En cambio, a los racionales no nos nacen futuros contribuyentes. Ponernos a parir nos ponemos, pero en el otro sentido. Esto viene de muy atrás. Fue sentar don Mendo la cabeza, allá en el XIII, y caer la venta de colchones. Los bisontes lo tienen más fácil, porque se pasean desnudos y llegan al mundo con la oposición ya hecha. Pero nosotros, lo racionales… ¿cómo vamos a reproducirnos si el panorama incita a la estampida? No hay más que echarle un vistazo a los medios de comunicación. Trump, Putin y el coreano no actúan precisamente como afrodisíacos. En este país nuestro solo se van a reproducir las máquinas y los bisontes de Valdehuesa. En fin, esperemos que aparezca agua en Marte y don Mendo pueda poner allí alguna que otra pica en Flandes. Al menos, la de la honrilla.

En el artículo leo que toda apunta que la criatura va a llamarse Sancha porque su hermano se llama Guzmán. Esperemos que sea así, en esto de poner nombres en León hay mucho peligro, no hay más que ver las esquelas. Llamarte Sisebuto condiciona luego para tener novia. Mucho mejor Simba Luis.

Pablo Picasso con 82 años tuvo descendencia. Un portento. A esa edad, hombres y bisontes estamos más para llevar pañal que para cambiarlo.

Bisontes y pañales
Comentarios