lunes 26.08.2019

EDITORIAL: El gran dolor del señalado

José Enrique Villacorta, padre deportivo de la mejor generación de atletas que jamás dio León, tenía ayer una sensación agridulce al revelarse el archivo de la causa abierta contra él tras ser acusado de tráfico de estupefacientes. Fue, tras ocho meses de calvario, un alivio sólo relativo que él, señalado, envuelto en la duda y apenado por el rastro que siempre dejará tras su figura este tristísimo episodio. Si la justicia fuera plenamente justa debería actuar ahora contra el acusador con la misma contundencia que lo hizo con Marta Domínguez en una historia con paralelismos y distinto final. Pero, aunque así fuera, al bueno de Villacorta siempre le quedará la dolorosa duda de cómo reaccionará su hija cuando sea mayor, entre en Internet y teclee el apellido de su padre.

EDITORIAL: El gran dolor del señalado
Comentarios