miércoles 21.08.2019

EDITORIAL | Nuevas quejas por la saturación en los juzgados

Se acumulan los males que caracterizan a la Justicia española, que no es capaz de superar una rémora que la convierte no sólo en una de las instituciones menos valoradas del país, sino también en una de las menos eficaces de Europa. Nadie hasta ahora, tras cuarenta años de democracia, ha sido capaz de poner orden en el sistema, con los medios adecuados que permitan un funcionamiento digno en los órganos judiciales. Los jueces y fiscales leoneses han alzado su voz para denunciar las condiciones de trabajo a las que están sometidos, que les obliga a realizar jornadas maratonianas con escasos recursos y con medios más bien obsoletos. Esta congestión en las salas judiciales afecta de forma directa a la vida cotidiana de los ciudadanos, que ven con exasperación como sus vidas se pueden llegar a paralizar a la espera del desenlace de un proceso judicial que se eterniza. Pero también va en contra de la propia profesionalidad de jueces y fiscales, pues la excesiva carga de trabajo penaliza el desempeño de un cometido muy delicado. Prueba de ello es la «desmoralización» de la que habla la presidenta de la Audiencia Provincial, Ana del Ser, un término que representa fielmente como la falta de recursos y el exceso de trabajo afectan al ánimo del colectivo.

Lo más llamativo es que los profesionales de los juzgados leoneses han saltado contra la designación de cargas de trabajo planteadas desde el propio Consejo General del Poder Judicial, órgano que debería estar perfectamente al tanto de cuál es la capacidad laboral que pueden soportar los juzgados de una provincia.

EDITORIAL | Nuevas quejas por la saturación en los juzgados
Comentarios