domingo 15.09.2019
TRIBUNA

Educar no es una ciencia exacta

Educar no es  una ciencia exacta

Educar no es una ciencia exacta, una misma medida en dos niños distintos, en familias distintas, incluso en la misma, tienen efectos diferentes. Entonces ¿esto es una locura? No, como siempre, la famosa campana de Gauss, hay extremos que se salen de la zona donde suelen estar la mayoría de los casos. Lo que sí hay es mucha experiencia, buenas experiencias, documentadas. Pero sin fanatismos. Huyo como de la peste de esos charlatanes y charlatanas, que angustian a padres bienintencionados con sus modelos estructurados y cerrados de recetas educativas. Gente estirada, personajes con voz engolada y ademanes de superioridad. Perdón por mis prejuicios, pero me producen un cierto, bastante, repelús. En ocasiones, detrás de sus peroratas hay fuertes intereses comerciales: venta de métodos, de terapias…. Vendedores disfrazados de educadores.

Lo importante es que la educación de un hijo sea compartida por ambos padres, consensuada. Es preciso trazar un proyecto educativo común ofreciendo al hijo indicaciones claras y nunca contradictorias. Los padres tendemos a consentir en exceso a nuestros hijos, especialmente en los primeros años de vida, y esa actitud determina una gran parte los problemas que empiezan a proliferar cuando llega la adolescencia. Polvos y lodos, auténticos barrizales en algunos casos. El niño no debe estar por encima del adulto y deben ser los padres los que fijen los límites, pero sabiendo cómo hacerlo.

¿Cuál es el hábito más importante? No me gustan las afirmaciones lapidarias, pero, quizá sea el orden; pensando en su futuro, en hábitos que le ayuden a ser eficaz en el estudio y en la vida profesional. Aprender a estudiar muchas veces es cuestión de orden. Que sepa organizarse y marcarse objetivos en su vida. Que sepa aprovechar mejor el tiempo y disfrute más de la vida. Aprender a priorizar: que sepa lo que debe hacerse en cada momento. Que aprenda a ser puntual y cumplir con sus obligaciones. Orden.

Pero no nacemos siendo ordenados y, como todo aprendizaje, tiene un momento adecuado para su adquisición. El orden es fundamental, además es uno de los primeros hábitos que un niño puede adquirir, entre los dos y los seis años, siendo la base sobre la que se asientan muchos otros hábitos. Desde pequeños debemos hacer ver a nuestros hijos que vivimos en un mundo ordenado: existen horarios, normas y leyes que hacen la vida más sencilla. Pero el orden no es un fin en sí mismo, nuestra meta no es que el niño sea ordenado, pues caeríamos en el perfeccionismo. Lo primero que debe aprender un niño es el orden material de las cosas; luego, ese hábito le permitirá saber organizar su tiempo y ser por ello más eficaz; y, por último, estos hábitos de orden probablemente contribuirán a que su vida sea más feliz.

Una manera muy concreta de ayudar a los niños es implicarlos en el orden del hogar, a través de los encargos: tirar la basura, meter la ropa en la lavadora, ordenar los juguetes, los libros, etc. También debemos educarles en el buen uso de las cosas. Hacerle ver que las cosas bien cuidadas duran más y, por tanto, es un deber de todos cuidarlas. Enseñarles a forrar un libro o a agotar el material escolar (lápices, cuadernos…). El aspecto externo que ofrecemos y las buenas costumbres. Lavarse las manos antes de comer y antes de salir del baño, distinguir cuando la ropa está sucia, procurar mancharse lo menos posible al comer. Inculcarle buenas costumbres en la mesa, no estirarse, no hacer ruidos, no comer con las manos, etc.

Los niños aprenden por imitación y es mucho más sencillo imitar el desorden que el orden, pues no implica ningún tipo de esfuerzo. A veces los padres preferimos hacer nosotros las cosas antes que enfrentarnos a la costosa tarea de educar. Pero la sobreprotección que les priva del esfuerzo, no les ayuda en absoluto a mejorar como personas, pues es imposible educar sin exigir. Desde esta edad debemos acostumbrarle a que recoja cada cosa después de su uso y no toda la habitación antes de acostarse, pues sino verán que el orden se vive sólo cuando ya no hay más remedio, es decir, al final del día.

¿Y cómo sé si lo estoy haciendo bien? Una prueba muy sencilla que podríamos hacer para comprobar si en nuestra casa hay una preocupación real por el orden y el cuidado de las cosas consiste en dejar tirado, en el suelo del salón o de algún lugar de paso obligado y frecuente, alguna cosa de modo bastante visible, por ejemplo, un pañuelo de papel ya usado… Es importante que esté usado porque así suele llamar más la atención. Luego tan sólo hay que esperar para ver cuánto tiempo permanece en el suelo, sin que nadie lo recoja. Si a ninguna persona de nuestra casa le llama la atención que en el suelo haya un pañuelo de papel tirado, empecemos a preocuparnos. O mejor seguir «ocupándonos»: educar es sencillo pero exige esfuerzo, todos los días.

Educar no es una ciencia exacta
Comentarios