miércoles 18.09.2019
PANORAMA

El amigo americano

Estados Unidos no tiene amigos solo tiene intereses. Por eso no me sorprenden las declaraciones del embajador norteamericano, James Costos, asegurando que si Cataluña se independiza las empresas norteamericanas se adaptarán a la nueva situación. Sí, eso ha dicho y se ha quedado tan tranquilo, sin pestañear. Bueno, también ha añadido que en cualquier caso es un asunto interno, cosa de los españoles. Y también se ha quedado tranquilo después de decirlo.

No sé a ustedes, pero a mí las palabras de James Costos me han recordado a las de Alexander Haig cuando Tejero intentó perpetrar un golpe de Estado en los albores de nuestra democracia y dijo que eso era un asunto interno de los españoles, vamos que pasaba de lo que suponía un golpe a la democracia. O sea que los españoles ya estamos acostumbrados a estos ataques de sinceridad de los responsables de las distintas Administraciones norteamericanas. Las palabras de James Costos son toda una declaración de principios. Estados Unidos no vería con malos ojos la independencia de Cataluña que sin duda intentaría refugiarse en sus brazos de primo de Zumosol. En realidad los responsables políticos españoles deberían de tomar buena nota de las palabras del embajador Costo. Con amigos así no hace falta tener enemigos. Y es que Estados Unidos ya hizo de las suyas inventándose un país llamado Kósovo solo por molestar a Servia, o sea por fastidiar a Rusia. De la misma manera que junto a Alemania y otros países de la UniónEuropea han organizado el caos en Ucrania por aquello de seguir molestando a Rusia y enseñarles quién manda.

En realidad Estados Unidos tiene una larga e intensa trayectoria de traiciones a sus supuestos amigos internacionales. Gobernantes que eran sus aliados un día pasaban a considerarlos proscritos al siguiente. Eso sí, siempre han procurado inventarse una causa para justificar esas deslealtades.

Si a estas alturas de mi vida me sorprendieran las cosas de la política me tendría que sorprender que nuestros responsables políticos no hayan levantado la voz poniendo en su sitio al señor embajador de Estados Unidos.

Espero que por lo menos nuestra diplomacia y nuestro Gobierno, amen de los partidos de la oposición estén alerta porque lo que es evidente es que nuestro amigo, los Estados Unidos de América no ven con malos ojos una Cataluña independiente porque eso conviene a sus intereses como en su día les convino Kósovo. Lo dicho con amigos así no necesitamos enemigos.

El amigo americano
Comentarios