martes 19.11.2019
TRIBUNA

TRIBUNA | El origen de las autonomías

Si a las nueve provincias les añadimos las provincias de Santander y Logroño, el centro no sería Valladolid sino Burgos, la capital histórica de Castilla. Ese fue claramente el motivo de separar a las dos provincias netamente castellanas

La llegada de la Democracia a España trajo varias novedades, entre ellas las autonomías. Poco, por no decir nada, se ha escrito o hablado de los motivos por el que fueron creadas. Creo que sería interesante que aquellos que tienen datos sobre los motivos que ocasionaron su creación hablen o escriban sobre el tema. Yo tengo algunos datos que considero ciertos e interesantes.

 

Durante mi larga estancia en el País Vasco, a través de mi trabajo, conocí a varios altos cargos de los principales partidos políticos como el PSOE, PP y PNV. Incluso llegué a tener una buena amistad con un miembro del PSOE y con otro del PNV.

 

En una de mis conversaciones con el miembro del PSOE, le dije que no entendía la creación de la autonomía de Castilla y León, ya que consideraba que era inconstitucional ya que no cumple el artículo 2º de la Constitución que dice: «la Constitución reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las regiones y las nacionalidades». Castilla y León, nunca han sido una región, sino dos regiones historicamente diferentes.

 

También le dije que las autonomías de Cantabria y La Rioja eran igualmente inconstitucionales porque no eran regiones sino que eran dos provincias nacidas castellanas y fundadoras de Castilla: Santander y Logroño. Le dije también que, debido a mis continuas visitas a esas dos provincias castellanas, había hablado con numerosas personas y todas me confirmaron que en ambas provincias no querían la autonomía, que todo el mundo quería una autonomía con el nombre de Castilla.

 

La respuesta del amigo socialista me impresionó. Me dijo lo siguiente: la creación de las autonomías fue una idea de nuestro dirigente Gregorio Peces Barba. Este alto dirigente socialista era muy respetado en el partido por su alta cultura y gran preparación. El Sr. Peces Barba propuso en el Congreso del PSOE celebrado en Suresnes, Francia, en el año 1974, lo siguiente: Como todos sabéis, España ha sido durante siglos una nación de naciones y así debiera seguir. Para conseguirlo, propongo que se creen unas autonomías conforme a los antiguos reinos con amplias competencias de autogobierno. Ahora bien, todos sabemos que en el País Vasco existe un partido político llamado PNV que es independentista y aprovechará la menor oportunidad para proclamar la independencia del País Vasco. Para evitarlo propongo lo siguiente: crear alrededor del País Vasco tres autonomías uniprovinciales: Navarra, La Rioja y Cantabria. Asimismo, crear una amplia autonomía con el resto de las provincias castellanas y las provincias leonesas. El País Vasco al verse rodeado por tres autonomías uniprovinciales y otra autonomía de gran tamaño se encontrará incómodo para pedir la independencia. Se votó la propuesta y fue aprobada.

 

El amigo socialista hablaba en nombre de otro alto ejecutivo vasco que estuvo presente en Suresnes, así me lo confesó. Los socialistas sabían que los peneuvistas se reunían con frecuencia en tiempos del general Franco. Conocí a un muy alto dirigente peneuvista con el que cambiaba sellos, quien me confesó que los dirigentes del PNV se reunían con cierta frecuencia, aunque nunca me confesó el lugar de las reuniones.

 

Todos estos datos son muy verosímiles. La creación de las tres autonomías uniprovinciales para desarmar al PNV era vox pópuli en todo el País Vasco. También se sabía que al PNV no le había gustado la creación de las tres autonomías.

 

Estos datos demuestran que la Constitución española es papel mojado, no tiene ningún valor. La creación de las autonomías es la prueba de su nulidad, por eso los políticos han hecho lo que han querido sin importarles nada su texto. La creación de las autonomías de Cantabria, La Rioja y Castilla y León son inconstitucionales. Que los partidos políticos hayan aprobado esas autonomías es la mejor prueba de que la Constitución es papel mojado.

 

Todo el mundo sabe que las provincias de Santander y Logroño nacieron castellanas y así siguieron hasta la creación de las autonomías. Esas dos provincias fueron parte de Castilla mucho antes que las provincias de Segovia y Ávila. El puerto de Santander fue el más importante de Castilla durante muchos siglos. En cuanto a las regiones de León y Castilla, no solamente fueron siempre diferentes, creo sinceramente que son las regiones más diferentes de España.

 

Echando un vistazo al mapa de la autonomía de Castilla y León se ve el plumero a su creador. En el mapa con las nueve provincias actuales se aprecia que la provincia de Valladolid ocupa el centro perfecto de la autonomía, que era lo que interesaba. La provincia de Valladolid tiene frontera con el resto de las provincias excepto con la provincia de Soria. Si a las nueve provincias les añadimos las provincias de Santander y Logroño, el centro no sería Valladolid sino Burgos, la capital histórica de Castilla. Ese fue claramente el motivo de separar a las dos provincias netamente castellanas, para dejar a Valladolid en el centro de la autonomía.

 

Todo esto demuestra que la Constitución española no trajo la democracia a España sino la partidocracia. Los partidos políticos utilizan los medios audiovisuales como la principal fuente de formación e información de los ciudadanos.

 

Sirva como ejemplo lo que dijeron hace unos días por la radio los Sres. Federico Jiménez Losantos y Francisco Marhuenda: España se componía en la Edad Media de las Coronas de Castilla, Aragón y Navarra, eso fue así y ya está, remarcó el Sr. Marhuenda sin inmutarse. Se olvidaron de la Corona de León, dando a entender que León era territorio de Castilla.

 

Es vergonzoso que nadie aporte un solo argumento que demuestre la veracidad de lo que dice. En España no se ha creado un sistema democrático porque no es fiable. Un sistema democrático, para ser fiable, tiene que ser eficaz. Lo que está pasando en España con las autonomías es lo contrario a la eficacia, camina irremisiblemente hacia su destrucción.

TRIBUNA | El origen de las autonomías
Comentarios