domingo 15.09.2019

Error del Gobierno

El Gobierno en funciones se ha equivocado en el manejo de la crisis vivida en el barco Open Arms. Su defensa de una interpretación muy discutible de la ley, mientras decenas y decenas de migrantes se achicharraban en la cubierta del buque, no ha convencido. Ha hecho oídos sordos al sentimiento de una mayoría de la población que no comparte que se apliquen políticas migratorias restrictivas cuando éstas afectan a los derechos humanos. Mientras, sus adversarios políticos cargaban sus rifles apuntando a una connivencia miserable del Ejecutivo con las mafias que trafican con las vidas humanas, mientras la vida y la salud de los migrantes a bordo corrían grave peligro, se ignoraba que, en este caso y en otros igualmente lamentables, es obligado cuestionarse la ley cuando su interpretación no es ni moral ni justa.


Lo cierto es que el Ejecutivo ha mostrado indecisión, por lo que persiste la idea de que se ha equivocado y además no ha sabido explicarse. Sobre ese terreno minado, PP, Ciudadanos y Vox han pedido la comparecencia extraordinaria de Pedro Sánchez en el Congreso para que explique el maldito embrollo. Y es la Diputación Permanente de la cámara baja la que ha de dar el visto bueno a la propuesta, pero para ello se necesita el apoyo de Unidas Podemos. La formación de Iglesias ha decidido ahorrar ese mal trago a Sánchez y será la vicepresidenta Carmen Calvo la que comparezca. ¿Por qué? Acaso tenga mucho que ver con la provisionalidad política en la que nos encontramos. Queda apenas un mes para decidir si hay o no investidura de Sánchez y el partido de Iglesias está de nuevo en el capítulo 1 de su estrategia negociadora con el PSOE. Como cualquier concesión de una parte suele requerir un gesto magnánimo de la contraparte, tendrá que saberse si ha habido por detrás algún trueque. De ese modo, la tragedia que ha revelado el Open Arms vuelve a utilizarse con fines políticos, disgustando a los espectadores de ese teatrillo político. Y nadie, salvo la justicia italiana, está apuntando hacia el vicepresidente y ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, quien ha aplicado lo mejor de la ideología de extrema derecha para bloquear este asunto, obligando a los migrantes a proseguir su viaje hacia la muerte. En este caso, como en otros, la defensa de los derechos humanos ha quedado aparcada.

Error del Gobierno
Comentarios