lunes 26.08.2019

¿Fue el Reino de León parte de la corona de Castilla?

Tribuna | Joaquín Cuevas Aller

escritor

El pasado día 4 del presente mes publicó este diario unas manifestaciones del presidente de la UPL, señor Javier Chamorro, en las que denunciaba la desaparición de toda referencia del Reino de León en los libros de texto, falseando la Historia de España.  Este mismo Diario publicaba el 27 de julio pasado una Tribuna de Opinión mía en la que hacía referencia al libro «Los Trastámara» de Julio Valdeón, en el que, no solamente niega la existencia del Reino de León, sino que lo considera una parte integrante de la Corona de Castilla.

Cualquiera que lea libros, reportajes, artículos, etc. sobre Historia Medieval de España, encontrará dificultades para encontrar referencias al Reino de León. En cambio, encontrará hasta la saciedad referencias a la existencia de la Corona de Castilla. Incluso encontrará demasiados historiadores leoneses que admiten la pertenencia del Reino de León a la Corona de Castilla. Lo que no encontrará el lector será argumentos que lo demuestren.

¿Fue realmente el Reino de León parte de la Corona de Castilla? A pesar de haber leído cientos de historias, reportajes, crónicas sobre este tema, no he sido capaz de haber encontrado ni un solo argumento que justifique esa afirmación por lo que lo considero una manipulación más entre las muchas que hay en  la Historia de León y de España, una patraña interesada, una farsa.

Estos son algunos datos perfectamente documentados que justifican mis palabras. El año 910 nace el Reino de León al trasladar la capital del Reino de Oviedo a la ciudad de León. El primer Rey fue García I. Todos los Reyes de León, desde García I hasta Alfonso VII llevaron el título, además de Rey de León, Rey o Emperador de España. Este Reino comprendía los territorios de Asturias, Castilla, Galicia, León y Toledo (llamado después Castilla la Nueva y ahora, Castilla la Mancha).  Todo este territorio formaba la Corona de León que, a su vez, era la Corona de España, pues sus Reyes eran los Reyes de España.

Alfonso VII, antes de morir, destruye el Imperio de León, concediendo la independencia absoluta a Portugal y dividiendo el resto del Imperio en otras dos partes: León y Castilla  Por un lado, León, que integraba a Asturias y Galicia, incorporándose posteriormente Extremadura, reconquistada por Alfonso IX. Por otro lado  Castilla, que integraba a las Vascongadas y el Reino de Toledo. Es decir, del Imperio Leonés nacen dos Reinos completamente independientes: Castilla y Portugal y no al revés como afirman algunos. El desguace es tal que  la Corona de España deja de existir ya que desde Alfonso VII ningún Rey lleva implícito el título de Rey de España. Con la llegada de Fernando III se vuelven a unir las Coronas de León y la de Castilla con sus respectivos territorios. Posteriormente fueron incorporados al Trono Real los Reinos de Jaén, Córdoba, Sevilla y Murcia, pero como Reinos taifas, plenamente independientes, pues todos estos Reinos tienen entidad propia, sólo unidos en la persona de un único Rey. La demostración más evidente es que, cuando el Rey firma algún documento, o acta, pone siempre-¦Rey de León, Castilla, Toledo, etc.etc. No pone únicamente Rey de Castilla y esto lo saben hasta los que lo niegan

Se puede afirmar categóricamente que en la Edad Media la Corona de Castilla incluía únicamente los territorios de Castilla y las Vascongadas. Los otros Reinos, Murcia, Jaén, Córdoba, Sevilla y Toledo eran Reinos taifas independientes entre sí. Y, por supuesto, los territorios de la Corona de León no tenían nada que ver con Castilla, incluso tenían  lengua y moneda propia, costumbres y leyes diferentes y hasta Parlamentos, más o menos democráticos, diferentes a Castilla. En cambio, se puede afirmar rotundamente que Castilla sí formó parte durante más de doscientos años de la Corona de León. Eso sí, el Rey era uno solo para todos los Reinos y, por eso, a la hora de hacer testamento decían-¦dejo todos mis reinos a-¦.. Así ocurrió la historia hasta que Carlos I se declaró Rey de España.

Por lo tanto, afirmar que el Reino de León formó parte de la Corona de Castilla, más que una simple manipulación de la Historia, es una farsa política, hecha por políticos con fines políticos. Lo lamentable es comprobar que esta farsa es admitida ingenuamente por algunos historiadores leoneses como algo real y auténtico.

Toda esta farsa política para favorecer a Castilla ha traído como consecuencia la integración de la región leonesa en unos restos castellanos (con toda Castilla no hubiera sido imposible y los que lo hicieron lo sabían) para formar la actual Autonomía de Castilla y León. Naturalmente la eliminación de toda referencia al Reino de León en los libros de texto entra dentro de la farsa política. La farsa consiste en eso, en ignorar la existencia del Reino de León y admitir la existencia de un único Reino, Castilla. Para esos farsantes, León no es más que el oeste de Castilla.

Hace muy bien el señor Javier Chamorro en denunciar esa farsa política de eliminar la propia existencia del Reino de León en los libros de texto. Es más, le animo a que insista y que aproveche  la llegada del próximo año 2010 en el que se va a conmemorar el 1100º aniversario de la Fundación del Reino de León, para encontrar los apoyos necesarios entre  los políticos y los historiadores leoneses para  aclarar de una vez por todas, a los leoneses en particular y a todos los españoles en general, la auténtica Historia de León y de España y demostrar que en la Edad Media, no solamente  existió un gran Reino llamado León, sino que fue el más importante en toda la península ibérica y  el principal fundador de este hermoso país, llamado España.

¿Fue el Reino de León parte de la corona de Castilla?
Comentarios