lunes 23.09.2019

EDITORIAL | La León-Astorga exige soluciones con unas travesías muy peligrosas

El proceso para evitar el paso del tráfico pesado por la N-120 (León-Astorga) permanece en vía muerta. Y las cosas se han complicado en las travesías de los pueblos en las últimas semanas, al intensificarse la circulación de vehículos como consecuencia de los desplazamientos estivales tanto de larga distancia como los internos en uno de los ejes fundamentales de la provincia. Un reciente atropello en San Miguel del Camino ha avivado la polémica y ha puesto en evidencia que las medidas puestas para intentar reducir la peligrosidad en los pueblos no han alcanzado una eficacia suficiente. Cada jornada más de 20.000 los vehículos de todo tipo que circulan por localidades en las que también se incrementa la población durante estas semanas de verano, en las que esas personas más jóvenes necesitan cruzar esa especie de muro gigante que es la N-120 para trasladarse dentro de los propios núcleos. La instalación de un semáforo en San Martín del Camino o los nuevos pasos de peatones en otros pueblos no parecen suficiente porque el nivel de tráfico es tan intenso que el riesgo para los peatones es máximo. El Ministerio de Fomento debería retomar los planes para desviar camiones o incluso coches hacia la autopista de peaje.

EDITORIAL | La León-Astorga exige soluciones con unas travesías muy peligrosas
Comentarios