sábado 24.08.2019
PENSAMIENTO CIRCULAR

El lobo se merece una defensa mejor

O conmigo o contra mí. Ese parece ser el lema de algunas asociaciones conservacionistas que ni entienden ni quieren entender que la vida está llena de matices y que no siempre la mejor defensa es el ataque. Siempre he pensado que el eterno conflicto del lobo con el sector ganadero, que siente que su expansión supone una amenaza a su supervivencia, tiene muy difícil solución.

Demasiados intereses enfrentados, demasiado victimismo de unos y demasiada demagogia de otros hacen que estas dos partes estén a años luz de alcanzar una convivencia pacífica.

Por eso, entiendo que avivar este enfrentamiento con ataques en las redes sociales a los periodistas que no ‘comulguen’ con el extremismo con el que abanderan la defensa del lobo tampoco ayuda mucho a acercar posturas ni a solucionar problemas. Como profesional de la información ni puedo ni debo permitirme el lujo de posicionarme en un bando o en otro, aunque a veces nos tomemos ciertas licencias en estas columnas de opinión.

Estoy radicalmente en contra de la caza del lobo, de que se comercialice abatiendo un animal protegido a nivel europeo, pero también considero una irresponsabilidad que no se controle la especie, cuya población crece exponencialmente en aquellas zonas donde la ganadería extensiva es el principal recurso económico de las deprimidas zonas rurales de la provincia.

Además empatizo —y mucho— con el gran número de ganaderos que se ponen en contacto con esta redacción para hacernos llegar su impotencia y su desesperación cada vez que el lobo se ceba con sus animales.

Amigos de Ascel, admiro vuestro trabajo, vuestro empeño y os felicito por las exitosas sentencias con las que habéis frenado la caza del lobo en esta comunidad, pero condeno la manera de tirar por tierra la profesionalidad de los periodistas que no trabajamos a vuestro dictado.

Sois una fuente más en esta historia. Atacar al mensajero nunca fue una buena idea y creo que el lobo se merece una defensa mejor, menos agresiva, más inteligente y, sobre todo, más conciliadora.

El lobo se merece una defensa mejor
Comentarios