sábado 19.10.2019
PENSAMIENTO CIRCULAR

Menos cárcel y más concienciación

E stamos a pocos días para que comience la temporada de alto riesgo de incendios forestales y todos los medios, todas las manos y todas las voces son pocas para poder afrontar esta campaña con la determinación necesaria para plantar cara a esta lacra, que en el caso de la provincia de León, y en otras zonas del norte de España, representa el mayor desastre medioambiental que afecta a nuestros montes, un desastre que nos azota año tras año con mareantes datos de hectáreas calcinadas que se traducen en la pérdida irreparable de biodiversidad. Para frenar este desastre, a parte del operativo presentado esta semana con el que la Junta de Castilla y León pone en funcionamiento todo los medios materiales y humanos para luchar contra el fuego, la Fiscalía General del Estado ha iniciado su propia campaña en la que apuesta por la prevención como la mejor herramienta para evitar estos desastres

El Fiscal de Sala de Medio Ambiente del Estado, Antonio Vercher Noguera, una de las personas más comprometidas y experimentadas en la lucha contra el fuego a nivel internacional, ha hecho un llamamiento a todas secciones de Medio Ambiente de las Fiscalías a través de un oficio en el que establece una serie pautas de actuación de carácter preventivo para extremar la vigilancia en aquellos puntos señalados como de alto riesgo —35 en la provincia de León— y para que se informe a todas las administraciones competentes para que se adopten los planes de prevención que está obligados a tener por ley los ayuntamientos que tengan espacios forestales en sus municipios. El trabajo de la Fiscalía es vital para que los que provoquen incendios no queden impunes ante la ley, pero el propio Vercher dijo una vez en una conferencia en el Centro del Fuego León, donde tuve el gusto de escucharle, que la cárcel no es la solución, sino la educación y la concienciación social, y que es muy difícil luchar contra la cultura del fuego tan arraigada en los pueblos, donde limpiar es quemar, y donde si te he visto —quemando rastrojos— no me acuerdo.

Menos cárcel y más concienciación
Comentarios