martes 24.09.2019

Nuestra ‘política’ de veraneo

Desde 2015, año en que se celebraron elecciones autonómicas y generales en distintas fechas, las llamadas a las urnas por la incapacidad de nuestros gobernantes no han sido pocas. Las generales se repitieron en 2016; las autonómicas en zonas como Cataluña se han repetido en diferentes fechas. Hemos tenido elecciones al Parlamento Europeo en 2018 y por último el 28 de abril de 2019 de nuevo elecciones generales con un claro mandado de los electores: «No al bipartidismo; si al dialogo».


Nuestro presidente en funciones entre tanto, «veranea y cobra el sueldo» que no se está ganando. Pedro Sánchez sigue dejando pasar los días, las semanas, los meses sin hacer «nada» para que en España tengamos un gobierno real, fruto de nuestro mandato electoral y que pueda gobernar..


Mientras se «broncea» en Doñana, hace como que trabaja y hasta «mantiene reuniones de trabajo» con colectivos sociales, sindicatos, pensionistas, deportistas… y tiene proyectadas otras con partidos que no son más que testimoniales (PRC, Compromís, PNV…), España es un caos, desgobernado, que sobrevive incluso con la ineptitud de los políticos de turno y con un negro futuro.


Pero no caigamos en la preocupación. «El» es como Maquiavelo (padre de la Ciencia Política Moderna y otras «cosas»), creo que no tenga doblez, ni que se maneje en el engaño, aunque si lo considero astuto. Desprende que lo tiene todo pensado, estructurado, atado y bien atado. El gobierno caerá como fruta madura. Su objetivo es puramente electoralista alentado por unas encuestas que comienzan a no serle tan favorables


Aunque mire Ud. yo ya no sé si quiero un gobierno de esta forma, es decir un gobierno con Ud. al frente, «débil», expuesto, con fecha de caducidad, con «lobos hambrientos» a derechas e izquierdas, que cada día le darán un buen bocado.


Tampoco sé si quiero que convoque elecciones con Ud. señor Sánchez como candidato socialista a la presidencia del gobierno y que se repitan los números. Porque aunque Ud. incluso saque más diputados de los que tiene y que por pura inercia confieso que los pueda sacar, nunca llegaría a su ambicioso proyecto de formar gobierno estable. Sería Ud. de nuevo candidato y las condiciones y sus métodos los mismos de hoy. ¿Aún no se ha dado cuenta de que las urnas son tozudas y han dicho repetidas veces que no al bipartidismo?


En su enroque, ha conseguido hacer más fuerte a la derecha más ultraconservadora y liberal del Sr. Casado que es cuanto debiera preocuparle. Este señor Pasado (perdón Casado) esta afilando el colmillo, se ha hecho moderado en las declaraciones, y las salidas a los medios, aparece como más calculador y dialogante pero va sembrando aznarismo por donde pasa y, va a dar unos buenos bocados a Ciudadanos y a Vox.


Sr. Sánchez se lo está Ud. poniendo a «huevo» a la derecha española. Sigue Ud. en la «inopia».


Unidos Podemos pasara a ser un partido irrelevante por obra y gracia del «matrimonio de la Moraleja». Qué pena de 15-M.


Como es irremediable —opino yo—, que haya nuevos comicios en noviembre, mi consejo al PSOE, previas reuniones de la Ejecutiva y de los órganos pertinentes, es que elijan un nuevo candidato a la presidencia del gobierno de España que con menos chulería, con menos intolerancia y con más ganas de servir al partido y a España se ponga a «trabajar» para que con pactos o sin pactos consiga formar un gobierno salido del dialogo y de la razón.


El elegido para ser propuesto como candidato del PSOE al gobierno de la nación después de las elecciones debería ser una persona nada o poco expuesta, con lo cual quiero decir que me sobran «todos» los barones/baronesas, ministros, ex ministros, y todos aquellos que hayan ocupado altos cargos en el gobierno del PSOE o de España.


Debe de ser un rostro nuevo o casi nuevo, al que se le presienta un futuro en la vida política española y que a los votantes nos deje mirar al futuro con optimismo.


Felipe VI les ha dado «un tiempo muerto» para pensar. ¿Serán capaces? ¡Son ustedes ajenos a lo que opina «la gente», por la calle, en corrillos, entre amigos, en círculos familiares…decepción, tristeza, amargura, cabreo, hartazgo… Sr. Sánchez baje de su pedestal y «escuche» lo que queremos los ciudadanos¡.


Y además señores políticos les recuerdo que «votar es una derecho, no una obligación». ¿Lo recuerdan? Lean la Tribuna del Diario del día 13 de julio de 2019.

Nuestra ‘política’ de veraneo
Comentarios