martes 17.09.2019
LEÓN EN VERSO

Quién decide sobre tu vida

No todo va a ser dióxido de carbono; hay dos emisiones grandiosas indicadas para espíritus indomables: Adecco, tu Propósito y Chernobyl. La serie, porque desnuda al comunismo; el spot, por abrir las entrañas igual que inocula Robe Iniesta las canciones, esas que afloran a ras de piel tras hacer trizas las coronarias. Quién te gustaría ser forma parte del combustible motivador que te echan a edad temprana, cuando te sueltan de la mano en un aula con personajes extraños que berrean sin parar, seguro que porque aspiran así a acallar el miedo que da lo desconocido. Ahí empiezan a labrarse los afanes; hasta que te sientan frente a un cuestionario y se actualizan los desvíos, los trenes que dejaste pasar, las direcciones prohibidas que tomaste a la ligera, en aquella vez, que te acobardó la valentía, sin dar el paso; dónde estará mi vida, la que pudo haber sido y no fue. Quién te gustaría ser, que parece lo mismo y no es igual que preguntar por quién te cambiarías.

La duda precisa de idéntica disposición introspectiva aunque le pertenezca otro campo de emociones. Hay una inflexión maravillosa en el anuncio de Adecco, cuando Silvia Matos, perpendicular, rompe el tono y obliga a bañar el silencio con música de fondo: ¿Quién decide sobre tu vida? Al final, los espejos son terapias de low cost. Quién decide sobre tu vida es una revisión general a la situación política que se nos viene encima, por más que se libre a centenar y medio de kilómetros de aquí por la ruta del mediodía, porque les dimos la potestad de despellejarnos hasta sufragar el banquete del enlace. Termina en boda o no termina. Quién decide sobre tu vida. Igea, respondería Mañueco sin titubeos; Igea, coincidiría Tudanca; Igea, otro conde de Castilla; Igea, pudo anticipar Clemente antes de dedicarse a la alta costura de piezas que abotonan como dagas lorquianas. En la mitad del barranco, las navajas de Albacete, bellas de sangre contraria, relucen como los peces. Quién decide sobre tu vida aclara conceptos; no será igual estar en manos de la UPL, otra vez al costado del PSOE, en el regazo de Ciudadanos (que lo mismo embiste a Silván que saca la cara por Ada Colau) o pendiente de una determinación de Justicia sobre los apuntes en sucio de la astracanada de la mesa de Pastorinas.

Quién decide sobre tu vida
Comentarios