domingo 22.09.2019
AL TRASLUZ

Y sin bandurria

La Fundéu me ha reconocido como «fan destacado de la semana». A través de la Red, la Fundación del Español Urgente da gratis y casi en un santiamén respuesta a las dudas ortográficas o gramaticales de quienes escribimos o hablamos en los medios. Esto para un columnista es mejor que tener la lámpara de Aladino, cuyas concesiones son tres y con letra pequeña. Cuentan con aplicación para el móvil y tienen página en Facebook. En cualquiera de sus géneros, el periodismo exige precisión. Cuando decimos al médico: «me duele aquí», si no le señalamos dónde sacará la bandurria de la vitrina y cantará «No soy de aquí, ni soy de allá», para que cojamos la indirecta. Como el paciente, el columnista ha de ser explícito, con la dificultad añadida de que nuestra minuta no da para instrumento musicales, todo lo más para silbar. Y ante tus dudas, la Fundéu. Hay decisiones ortográficas o gramaticales que no las debes tomar mediante el manido pito pito gorgorito; así puedes decantarte entre una be y una uve, pero poco más. Les puedes preguntar de todo, salvo si te pueden prestar un millón de euros, pues la filología tampoco da para mucha bandurria. Cuenta con el apoyo del BBVA, la agencia Efe y de la Real Academia. Es el Museo del Prado de la Palabra. Te responden sin humillaciones del tipo: «animal, hasta los niños lo saben, llevamos dos horas riéndonos de su ignorancia». Te sacan del ser o no ser, pero con tacto.

Claro que siempre hay quien pregunta si ha de escribir diccionario y diccionaria. Al poco de empezar en esto, un domingo llamó alguien a la redacción y me soltó: «¿Quién dijo Cuanto más conozco a los hombres más quiero a mi perro?, pero rápido que es por una apuesta». Ante mi ignorancia, me soltó farruco: «¡Pues vaya una birria de redactor de Cultura». Y colgó indignado. Esto a la Fundéu no se lo dice, pues manda a los padrinos. Bandurrias no tendrá, pero expertos y expertas en lanzamientos de mamotreto lingüístico…

En fin, mil gracias por lo de «fan destacado», pero ¿ha sido por preguntar mucho o, por el contrario, por hacerlo poco? ¿Han contribuido mis 500 correos para pedirles el móvil de la pícara Justina? Sea como sea, luzco con orgullo estos galones virtuales. Y sin bandurria.

Y sin bandurria
Comentarios