sábado 07.12.2019
Tribuna

TRIBUNA | El Camino de Santiago Mansillés

Desde el siglo XI, el Camino Francés ha sido un poderoso factor de articulación del espacio y un cauce de circulación de personas, mercancías e ideas. Lleno de leyendas además. Esta es una actual que ocurrió en una villa llamada Mansilla de las Mulas

Qué razón tenía el escritor alemán Goethe cuando afirmaba que «Europa se hizo peregrinando a Compostela». Porque vamos, ¿a quién no le va a gustar el Camino de Santiago? Y es que desde el siglo XI, «el Camino Francés» ha sido un poderoso factor de articulación del espacio y un cauce de circulación de personas, mercancías e ideas. Además han proliferado muchas leyendas en torno al Camino. Algunas de ellas eran muy conocidas (la misma vida del Apóstol Santiago, por ejemplo) sin embargo otras han permanecido ocultas en el baúl de la historia. Ya es hora de que alguna de ellas salga a la luz ¿no? Esta es una leyenda actual que ocurrió en una villa llamada Mansilla de las Mulas, situada a tan solo 18 km de León capital…


A Martín de Gracia, un argentino con raíces leonesas, la supuesta «crisis de los 40» le estaba sentando fatal. Y es que su alma «gallega»-española no congeniaba muy bien con los tópicos del país, porque ni bailaba tangos ni le gustaba especialmente la carne. Eso sí, los tomates los devoraba. Sin embargo, él necesitaba una catarsis urgente, un cambio de aires radical; y un día viendo en la tele a su paisano el Papa Francisco encontró la respuesta a sus aflicciones: hacer el Camino de Santiago pero a la inversa. Es decir, desde Santiago de Compostela hasta Mansilla de las Mulas, el lugar de donde eran originarios sus antepasados. Porque Martín no buscaba el Jubileo solo deseaba «conocerse a sí mismo». Por eso decidió coger el primer vuelo que salió hacia Compostela y se plantó en la plaza del Obradoiro. Con paso firme entró en la Catedral y saludó al Apóstol, y éste sorprendentemente le dijo al oído: «¡Che, qué bueno que viniste!». Martín alucinó ¡Santiago le había hablado! Esta era la señal que necesitaba. Aquí comenzaba su particular Camino de Santiago Mansillés.


Como nunca había sido muy convencional se compró una bicicleta de paseo y, en plan Verano Azul, recorrió los 340 km que había de distancia entre Santiago de Compostela y Mansilla de las Mulas. Descolgado del «pelotón» de peregrinos, y en dirección contraria, pasó por diferentes localidades (Palas de Rei, O Cebreiro, Ponferrada, Astorga, León, etc.) antes de llegar a su destino final. En el puente de Mansilla (s. XII) sobre el río Esla se situaba la meta. Las vistas eran inmejorables, y Martín quedó asombrado al ver la magnitud de sus murallas (s. XI-XII). Pero su cuerpo requería descanso y se hospedó en el albergue municipal. Más tarde, se dedicó a pasear por sus calles adoquinadas y observó el buen ambiente que había en las terrazas. En la famosa calle de «Los Mesones» se detuvo a mirar el escaparate de una gran floristería, y después visitó el Museo Etnográfico Provincial donde se empapó de las tradiciones leonesas del pasado. Poco a poco, iba conociendo todos los rincones de la villa: la «Fuente de los Prados», el «Postigo», sus iglesias, los «cubos» etc. Y se sintió cada vez más integrado ¡si hasta se compró una camiseta de fútbol del glorioso Atlético Mansillés! Pero su auténtico y divertido viaje a sus orígenes se iba a producir en la conocida Feria del Tomate.


Era finales de agosto, y en la plaza del Grano se colocaban numerosos puestos con productos de la huerta. Él se acercó hasta allí, y se fijó en un pequeño puesto que tenía un cartel que decía «Tomate de Mansilla: un dulzor de otra época». Y eso era exactamente lo que él buscaba: viajar a otras épocas históricas. Cuando probó aquel tomate, de piel tan fina, su sentido del gusto alucinó en colores (rojo intenso). De repente, su cuerpo entró en «éxtasis» y sufrió una metamorfosis temporal y textil que le llevó a los años 80…


Con un traje pastel a lo Corrupción en Miami Martín entraba en la lujosa discoteca La Estrella con la intención de pasárselo bien. Allí las frases claves eran «¿estudias o trabajas?» o «¿bailas?». Y como él hablaba con acento argentino no hacía más que preguntar… pero nadie le contestaba. Así que nuestro «Elvis mansillés» tuvo que abandonar el edificio «compuesto y sin novia». Caminando sin un rumbo fijo llegó hasta el Arco de Sta. María; eran los años 50, y allí se reencontraría con una cara muy conocida… ¡pero si era su abuelo Justino en sus años mozos! Su «presunto» abuelo mansillés le preguntó sorprendido: —«¿oye cómo te pareces a mí, a ver si vamos a ser parientes?» Martín se echó a reír, y poniendo la voz de Darth Vader le contestó: —«Soy tu nieto». Pero Justino, al que apodaban «el pícaro», se asustó y huyó despavorido mientras le decía: —«¡Estás chalado!». 


No hubo manera de pillarle, pero tanto corrió «el nieto» que se pasó de siglo y apareció en el s. XIX. En concreto, en diciembre de 1808 en el convento de S. Agustín. A Martín le sonaba el edificio pero no sabía de qué (es el actual Museo Etnográfico). De repente, empezó a oír gritos. Salió a la calle, y comprendió lo que pasaba… ¡Mansilla (y el país entero) estaba en guerra contra los franceses! Y él, que era un pacifista convencido, se vio obligado a coger un fusil. Aunque de poco sirvió su ayuda porque las tropas francesas arrasaron la villa. Eso sí, él se comportó como un patriota y juró odio eterno a ese tal Napoleón. 


Pero aún le quedaba lo mejor, porque después de un merecido descanso ¡de casi siete siglos! Martín amanecía a orillas del Esla con una Carta Puebla bajo el brazo que decía: «Yo, Fernando II, rey de las Españas, te elijo a ti, Martín de Gracia, como abanderado del Reino de León en los Juegos Olímpicos del Camino de Santiago ‘Mansilla 1181’. Además concedo a esta villa varios privilegios fiscales para favorecer el asentamiento de nuevos pobladores».


Para celebrarlo, Martín cogió el tomate de una planta cercana y con satisfacción le dio un bocado. Pero al instante su cuerpo sufrió una transformación temporal que le llevó a la actualidad, y volvió a aparecer en la plaza del Grano, entre los tenderetes de la Feria del Tomate. ¡Menudo viaje histórico se había pegado! Al final iba a ser verdad lo que decía aquel cartel… Sin duda, hacer «el Camino Mansillés» le había cambiado la vida.

TRIBUNA | El Camino de Santiago Mansillés
Comentarios