sábado 19.10.2019

¿Y si viene bien?

Como matraca de lana acabará sonando tanto eco mediático y melancolía literaria que se enjuagan con la veloz despoblación rural... lágrimas de tinta, lagrimitas y lagrimones que se enjugan con pañuelo de estambre sobre el retrato de una España vaciada y pintadita en liquidación. ¿Y si resulta o se demuestra que no poca ruralidad española se vería infinitamente mejor estando despoblada?, quietas, en espera. Cuando no se sabe qué hacer, lo mejor es no hacer nada. Ojo con las fabriquitas de soluciones que se están montando ahora que empieza a caer dinero público al efecto para que veamos que al político le preocupa este fenómeno con curvas de problemón. Esto es: despobladas, restableciéndose, aguardando mejores tiempos, tierras desiertas de hombre blanco como lo fueron durante cien años estas de León cuando la España islámica acogotaba a estos reinos... ¿y se acabó el mundo por ello?... aquel «León vaciado» duró todo el siglo IX, pero después vino el X que nos llegó reconquistón, repoblón, frenético y fértil. Hay pueblos en esta España de habas (y en mi casa, a calderadas) que tienen cifrada su muerte casi desde que se fundaron. ¿Hay que negar entonces su destino prescrito y salvarlos a todos? ¿No fueron ya más de mil los pueblos o poblamientos leoneses que cascaron de muerte natural y hoy son no más que cascajo o montículo? Realismo, por favor, hay pueblos breves hoy que ya piden honra y una lápida que diga a la entrada «Difunto que Dios perdone», pues no los va a salvar ni Dios. Biólogos dicen que hay ámbitos rurales a los que les viene divinamente que cese en ellos la actividad y toda explotación humana. Los bosques se expanden y fortalecen, la fauna crece o regresa y, sin querer, lograrán convertirse en «reserva natural»; quizá ese sea su principal capital mañana. Pregunta: si esta despoblación no es de ahora (medio siglo cumplió, talludita ella), ¿cómo es posible que haya pillado en bragas a nuestros sagaces líderes y expertos?, ¿es que estaban mirando a las sapas bardas... como nosotros?

¿Y si viene bien?
Comentarios