viernes. 27.01.2023
                      La alcaldesa en el reparto de almendras garrapiñadas a la salida de misa. ACACIO
La alcaldesa en el reparto de almendras garrapiñadas a la salida de misa. ACACIO

Sahagún ha ligado este fin de semana una de sus tradiciones más ancestrales con un evento que, a pese a tener un carácter reciente, se ha convertido en una cita clave desde hace seis años. Así, el voto de villa, con el que Sahagún rinde tributo a los fundadores de la localidad —San Facundo y San Primitivo— arrancó ayer tras una intensa jornada de sábado en el que los vecinos, sobre todo los más jóvenes, apostaron por celebrar la nochevieja anticipada en la plaza Mayor que es impulsada por los hosteleros y que cuenta con el respaldo del Ayuntamiento.

Como manda la tradición, la corporación municipal y la hermandad acudieron ayer con los vecinos a la ermita en la que se custodian los restos y las imágenes de los fundadores de Sahagún y, a la salida de la misa, se procedió al tradicional reparto de almendras garrapiñadas. La noche anterior, haciendo frente al intenso frío de la medianoche, al compás que marca el reloj de la plaza Mayor, los facundinos se tomaron las doce uvas en una jornada marcada por los menús especiales y los cotillones, que cada año permiten a la villa celebrar la nochevieja durante dos noches.

Las 12 uvas se alían con las almendras