jueves. 08.12.2022
benuza
Benuza es uno de los ayuntamientos que incumplen. DL

Un total de 26 ayuntamientos de la provincia, el 12,3 por ciento del total, incumplieron la regla de gasto durante el ejercicio de 2018, según advierte el Ministerio de Hacienda en una estadística recientemente publicada sobre las liquidaciones de presupuesto.

Almanza, La Bañeza, Benavides, Benuza, Carucedo, Castrillo de Cabrera, Castrocalbón, Castrotierra del Valmadrigal, Cistierna, Cuadros, Cubillas de Rueda, Fabero, Gradefes, Joarilla de las Matas, Matadeón de los Oteros, San Emiliano, Santa María del Páramo, Santiago Millas, Soto de la Vega, Valdefresno, Valderas, Valverde de la Virgen, Valverde-Enrique, Vega de Infanzones, Villademor de la Vega y Villamanín no cumplen con la regla de gasto.

Por otra parte, ocho municipios no alcanzaron los objetivos de estabilidad presupuestaria marcados por el Gobierno central. Además, un total de seis localidades no pudieron ajustar sus cuentas a ambos dictados.

Almanza, La Bañeza, Benavides, Benuza, Carucedo, Castrillo de Cabrera, Castrocalbón, Castrotierra del Valmadrigal, Cistierna, Cuadros, Cubillas de Rueda, Fabero, Gradefes, Joarilla de las Matas, Matadeón de los Oteros, San Emiliano, Santa María del Páramo, Santiago Millas, Soto de la Vega, Valdefresno, Valderas, Valverde de la Virgen, Valverde-Enrique, Vega de Infanzones, Villademor de la Vega y Villamanín no cumplen con la regla de gasto.

Por otra parte, Almanza, Cuadros, San Emiliano, Soto de la Vega, Trabadelo, Vega de Infanzones, Villabraz y Villademor de la Vega no están en los términos adecuados de estabilidad presupuestaria, según sostiene Hacienda.

La estabilidad es una magnitud que pretende que las administraciones públicas cierren cada ejercicio con un equilibrio en sus finanzas, es decir, que no incurran en déficit al haber más gastos que ingresos.

Con ello se pretende acabar con los déficit endémicos que arrastran unas administraciones públicas que, en algunos casos, han denunciado un excesivo celo y persecución tras años de duros ajustes.

En el primer semestre de cada año, el Gobierno, mediante acuerdo del Consejo de Ministros y previo informe del Consejo de Política Fiscal y Financiera de las Comunidades Autónomas y de la Comisión Nacional de Administración Local, fija los objetivos de estabilidad presupuestaria, en términos de capacidad o necesidad de financiación y el objetivo de deuda pública referidos a los tres ejercicios siguientes.

Esto es así tanto para el conjunto de administraciones públicas como para cada uno de sus subsectores. Dichas metas están expresadas en términos porcentuales del Producto Interior Bruto (PIB).

En el conjunto de la provincia de León, el Ayuntamiento que más desvío su resultado en este apartado fue Cuadros, con un resultado de 391.044 euros en negativo. Le siguieron los consistorios de Soto de la Vega (167.414 euros) y Villademor de la Vega (106.115).

Respecto a la regla de gasto, se trata de una herramienta que sirve para limitar las previsiones de gasto de las entidades públicas. Para ello, el Gobierno central fija anualmente un tope en los Presupuestos Generales del Estado a todas las administraciones para que no incrementen sus cuentas en periodos de bonanzas o sean excesivamente optimistas en periodos de recesión.

El crecimiento anual se fija teniendo en cuenta varias variables, fundamentalmente el PIB. Muchas administraciones, sobre todo los municipios más pequeños, se quejan de que este instrumento coarta sus presupuestos y pone en riesgo la prestación de servicios a los vecinos.

El número de localidades infractoras ha bajado en los dos últimos años. En 2016 había 21 municipios leoneses que incumplían en términos de estabilidad, por los actuales ocho.

Ese mismo año, 35 poblaciones no cumplían con la regla de gasto, por las 26 de ahora. Es una disminución superior al 25 por ciento, según el balance del Ministerio

Hasta 26 ayuntamientos leoneses gastan más de lo que Hacienda les permite
Comentarios