sábado 29/1/22

Abatido un lobo radiomarcado en el Parque Nacional de Picos de Europa

Ecologistas en Acción entiende que la ejecución de lobos dentro del Parque es un ejemplo de «su penosa gestión», además de un «desprecio» al coste del proyecto de investigación

Ecologistas en Acción, con el respaldo de numerosos grupos ecologistas, denunció hoy la muerte de un nuevo lobo radiomarcado en el espacio del Parque Nacional de Picos de Europa, en la provincia de León, por personal de la Junta de Castilla y León y sin el conocimiento del personal del Parque Nacional, según denunciaron los ecologistas a través de un comunicado.

Los grupos firmantes denunciaron que otro lobo que estaba siendo objeto de estudio científico fue abatido a disparos este mes de enero, y que en el momento de su muerte portaba un collar de seguimiento GPS-GSM que le fue colocado el día 10 de octubre de 2012 por los investigadores contratados por el Parque Nacional de los Picos de Europa. Según los ecologistas, para este trabajo de radiomarcaje, la Junta de Castilla y León y la Dirección de la Reserva Regional de Caza de Riaño exigieron la presencia de celadores de la Reserva.

Este hecho viene a sumarse al «lamentable» episodio acontecido con la muerte del lobo apodado Marley, ejecutado por personal de la administración del Parque Nacional, que también formaba parte del mismo estudio científico. La Dirección del Parque Nacional informó en diciembre al Patronato del Parque Nacional sobre el proceso de captura y marcaje, y se afirmaba que el collar de la loba ahora abatida estaba operativo y transmitiendo información adecuadamente.

Por todo ello, desde Ecologistas se entiende que la ejecución de lobos dentro del Parque es un ejemplo de «su penosa gestión», además de un «desprecio» al coste del proyecto de investigación y un «enorme» obstáculo para obtener resultados del mismo. Además, se consideró que se demuestra «de nuevo» que las ejecuciones de lobos se realizan «sin coordinación» entre administraciones implicadas en su «supuesta» co-gestión del Parque Nacional.

Además, informes técnicos encargados por el propio Parque desaconsejan, según los ecologistas, la realización de controles de lobos y sugieren que incluso pueden tener efectos «inesperados» por la desestructuración de las apenas 3-6 manadas que habitualmente campean en el Parque Nacional. A juicio de estos mismos grupos, la base de una buena gestión debe cimentarse en un «buen conocimiento» y una participación pública «abierta y transparente».

Sin embargo, las administraciones implicadas o los investigadores de las empresas contratadas para el radiomarcaje no se han pronunciado al respecto, y los grupos firmantes han sido conscientes de la muerte de la loba mediante «filtraciones de terceros». Según informes oficiales, la administración del Parque Nacional abonó entre 2010 y 2011  más de 500.000 euros para la realización de este tipo de estudios con ejemplares radiomarcados.

Por todo ello, todos los grupos ecologistas firmantes del escrito y encabezado por Ecologistas en Acción solicitaron una investigación «a fondo» para esclarecer y depurar las responsabilidades derivadas tanto del Parque Nacional como de la Reserva Regional de Caza de Riaño.

Abatido un lobo radiomarcado en el Parque Nacional de Picos de Europa
Comentarios