sábado 22/1/22

Según la denuncia de la joven, también le dijo: «Perra, puta, ¿no me echas de menos? Habla lo que te dije que tengo un abogado que nos va a sacar y si no, tu familia lo va a pagar, sabes que tengo muchos contactos».

El auto judicial señala que el investigado, con la misma finalidad de tratar o influir o modificar la declaración judicial de la acusada, hizo comentarios en fechas no determinadas dentro del centro penitenciario para en intranquilizarla, ofreciendo una cantidad importante de dinero para hacerla daño.

Los hechos se le imputan al otro sospechoso «y se han practicado cuantas diligencias estimaron necesarias para determinar la naturaleza y las circunstancias de los hechos y de las personas que ellos tuvieron participación así como del órgano competente para su enjuiciamiento».

El apartado único de fundamentos de derecho refleja que de la actuación se desprende que los hechos denunciados pudieran ser constitutivos de un delito supuestamente de obstrucción a la justicia y de amenazas. Sin embargo, los hechos denunciados por violencia de género, detención ilegal y lesiones deben quedar archivados, «puesto que no hay indicios suficientes que permitan imputar al investigado un delito de esta naturaleza y las versiones que se ha aportado son contradictorias».

Además «no hay corroboración periférica ni testigos ni informes médicos o grabaciones».

Especifica la magistrada que hubo diligencias ante la Guardia Civil donde la víctima negaba cualquier hecho de esta naturaleza, por lo que se interpuso temporalmente denuncia por el sistema de violencia de género después de su ingreso en prisión por homicidio, en la causa por la que ambos están imputados.

La investigación se centra en determinar si la joven pudo fallecer víctima de algún «ritual o juego de tipo sexual». Los investigadores han constatado que el detenido había conocido recientemente a las dos jóvenes en uno de los locales de alterne donde trabajaban.

«Mi abogado nos sacará de aquí, sólo tienes que decir que fuiste tú»
Comentarios