lunes 23/5/22

Los agricultores podrán tirar estiércol con un máximo de 170 kilos de nitrógeno al año

El Gobierno aprueba un RD que establece limitaciones más exigentes para evitar la contaminación de las aguas
                      Imagen de uno de los arroyos que cruzan de norte a sur la comarca del Páramo. MEDINA
Imagen de uno de los arroyos que cruzan de norte a sur la comarca del Páramo. MEDINA

Los agricultores podrán tirar estiércol con un máximo de 170 kilogramos al año de nitrógeno dentro de cuatro años, según establece el nuevo Real Decreto aprobado este martes por el Consejo de Ministros y que publica este jueves el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que busca reducir la contaminación por nitratos y reforzar la protección de las masas de agua vulnerables.

El Real Decreto 47/2022, de 18 de enero, sobre protección de las aguas contra la contaminación difusa producida por los nitratos procedentes de fuentes agrarias establece umbrales «más exigentes» y criterios «más ambiciosos» que los actuales para la designación de una masa de agua como zona vulnerable y identificar las aguas afectadas por nitratos.

Las zonas vulnerables incluyen no solamente a aquellos municipios donde se detecta la contaminación, sino que incluye otros municipios próximos, ya que la contaminación puede estar introduciéndose en un sitio y detectándose en otro.

En el caso de la provincia de León, el suelo de ocho municipios de la comarca del Páramo está en riesgo de ser contaminado a causa de la filtración de nitratos. Son Bustillo, Urdiales, Santa María, Laguna Dalga, Bercianos, Pobladura de Pelayo García, Zotes y Laguna de Negrillos los ayuntamientos que están incluidos en una de las zonas vulnerables que ha diseñado la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en el Proyecto de Decreto por el que se designan las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero y que ayer fue aprobado en el Consejo de Gobierno de la Junta. Con esta nueva normativa, se amplía en más de 10.000 kilómetros cuadrados la superficie que necesita protección en Castilla y León, pasando de 2.340 kilómetros cuadrados a 14.414.

Esto supone tener una figura de protección sobre el 15% de la superficie de la Comunidad, que representa el 20% de la superficie agraria útil de Castilla y León.

Con el nuevo Real Decreto, previsto en el Plan Normativo del Gobierno para 2022, aumentará en un 50% la superficie de las zonas protegidas, lo que supondrá programas de actuación más rigurosos e incluirá limitaciones al uso de fertilizantes.Se actualiza así la transposición a la legislación española de la Directiva europea contra la contaminación producida por los nitratos de origen agrario, aprobada inicialmente hace más de 25 años.

El texto establece que la cantidad específica de estiércol por hectárea que se podrá extender en una tierra será «como máximo» la cantidad que contenga 170 kilogramos al año de nitrógeno. No obstante, el anexo del Real Decreto indica que se aprobará un primer programa de actuación cuatrienal en las zonas vulnerables que hayan sido declaradas sobre zonas vulnerables se podrá permitir una cantidad de estiércol que contenga hasta 210 kilogramos al año de nitrógeno.Asimismo, apunta que estas cantidades podrán ser calculadas en base al número de animales de la explotación agraria.No obstante, aunque el texto se refiere principalmente a nitratos, reconoce que otro problema radica en «algunas otras sustancias esenciales» para seguir el procedimiento operativo de lucha contra esta contaminación, entre las que es necesario considerar el fósforo y sus compuestos, clave por ejemplo en los procesos de eutrofización.

Más zonas protegidas

El Real Decreto, propuesto por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapa) es, según el Gobierno, una norma clave para reducir este tipo de contaminación en las masas de agua y para alcanzar los objetivos ambientales señalados por la legislación nacional, fijados a través de los planes de cuenca, y la Unión Europea.Admite que el alto contenido en nitratos de ríos y acuíferos es uno de los principales problemas existentes en las masas de agua de todo el país. Con la nueva norma se incrementará hasta el 50% la superficie de zonas protegidas, que se han identificado como vulnerables a este tipo de contaminación. Sobre ellas se desarrollarán planes de actuación más exigentes relacionadas con la fertilización.

Los agricultores podrán tirar estiércol con un máximo de 170 kilos de nitrógeno al año
Comentarios