martes 07.04.2020
Dueñas de la ciudad por un día

Las Águedas abren la puerta del pacto al PP

Las cofrades de la Penitencial se ofrecen al alcalde para formar equipo de gobierno durante el acto de petición del bastón de mando
En el centro, Luisa Arias, Águeda de Honor. FERNANDO OTERO
En el centro, Luisa Arias, Águeda de Honor. FERNANDO OTERO

Como cada 5 de febrero, las Águedas de la Cofradía Penitencial de El Salvador de La Bañeza fueron fieles a su cita para rendir honores a su patrona. Fueron más de medio centenar de mujeres de la cofradía —de las cerca de 200 que la componen—, ataviadas con sus mantos y sus joyas en honor a Santa Águeda, las que se congregaron ayer en el Ayuntamiento para acompañar a su Águeda Mayor, María José Vivas Quintana, a pedir el bastón de mando de la ciudad al alcalde, Javier Carrera.

Durante la petición, la Águeda Mayor reclamó al regidor que hiciera todo lo posible por recuperar la ciudad «porque mientras La Bañeza se muere, los jóvenes se van»; además de demandarle que intentara atraer mayor número de empresas para crear puestos de empleo en la localidad. Una situación en la que Vivas Quintana aprovechó para ofrecer a Carrera a las Águedas de El Salvador como socias de gobierno: «como los concejales de Ciudadanos expulsados están, si se quedan solos llámennos a la cofradía», bromeó. Asimismo, le solicitó la concesión de un local para guardar el pequeño patrimonio de la cofradía.


Acto de petición del bastón de mando del alcalde. FERNANDO OTERO

Una serie de reclamaciones, ante las que Carrera no tuvo más remedio que ceder y entregarles el bastón de mando, ya que aseguró que «todavía no ha llegado alcalde que os niegue el bastón de mando y no voy a ser yo el primero». No obstante, les recomendó usarlo «con cuidado y sin ensañamiento hacia el varón porque en la mayoría de casos os necesita y, en algunos, os envidia».

Durante el acto, la secretaria de la Fundación Conrado Blanco, Luisa Arias González, fue reconocida como Águeda de Honor, quien defendió una sociedad sin machismos ni feminismos, sino de igualdad. Tras finalizar el acto, las Águedas festejaron su día bailando al son de Bañezaina en la plaza Mayor y, seguidamente, realizaron la tradicional visita al Museo de las Alhajas. Posteriormente, celebraron una procesión, una misa y una comida.

Las Águedas abren la puerta del pacto al PP