domingo 9/8/20
Ocio

Los alcaldes de la provincia no se ‘mojan’ y abren 106 de las 159 piscinas municipales

Cuarenta y uno no se ven capaces de cumplir las exigencias sanitarias mientras que doce están todavía pendientes
Imagen ahora impensable de las piscinas de Valencia de Don Juan hace unos años. BRUNO MORENO
Imagen ahora impensable de las piscinas de Valencia de Don Juan hace unos años. BRUNO MORENO

Los rigores del verano pueden ser este año mucho peores para algunos habitantes de las zonas rurales cuyos municipios se han decantado por no abrir sus piscinas esta temporada. Según datos de la delegación territorial de la Junta de Castilla y León, de las 159 piscinas municipales censadas en la provincia, 106 han confirmado que abrirán este año, 41 que no lo harán y doce aún no se han decido. Muchos de los alcaldes se han decantado por la «responsabilidad» al no poder garantizar en sus zonas de baño las medidas sanitarias y de distancia social exigidas por la Junta de Castilla y León, mientras que otros se han conseguido adaptar a la nueva normativa post-covid.

La apertura de piscinas ha sido dispar en las comarcas que rodean La Bañeza. En el caso de la citada ciudad, su apertura se produjo el pasado jueves 2 de julio y para su disfrute y uso se han fijado estrictas normas de seguridad (como la toma de la temperatura antes de entrar a las instalaciones) para garantizar la seguridad de todos los asistentes. Por su parte, Alija del Infantado y Castrocalbón también ha abierto sus piscinas municipales, siendo su uso en el caso de la última localidad sólo para empadronados y residentes en el municipio ante la imposibilidad de dar cabida a todo el mundo ante el protocolo de seguridad fijado por Sanidad; mientras que municipios como Santa Elena de Jamuz o Riego de la Vega han decidido mantener sus piscinas cerradas ante la imposibilidad de garantizar todas las medidas necesarias.

Astorga, por delante

Astorga fue el primer municipio de la provincia en abrir las puertas de sus piscinas el pasado 10 de junio, reinando en sus instalaciones las precauciones para evitar cualquier tipo de contagio. Pese a que en las comarcas que rodean Astorga no abundan las piscinas, son muchas las personas que pueden disfrutar de las piscinas tanto de San Justo de la Vega como la de Celada de la Vega y con todas las medidas de seguridad pertinentes. Sin embargo, en el caso del municipio cepedano de Villagatón-Brañuelas, este año han optado por mantener sus piscinas cerradas ante la dificultad para poder prestar el servicio a toda la gente y cumplir las medidas de seguridad.

Principales medidas

En la mayoría de los casos se han limitado los aforos y se ha primado la venta de abonos solo a vecinos

Por su parte, en la zona del Órbigo se suceden los dos casos. Villarejo de Órbigo y Hospital de Órbigo han decidido mantener sus piscinas cerradas este verano para evitar cualquier problema, mientras que Benavides o Carrizo de la Ribera si que cuentan con sus piscinas municipales abiertas.

En cuanto a las piscinas fluviales, también varían las que están abiertas. Este tipo de piscinas que se llenan a base de agua de río se pueden disfrutar en Llamas de la Ribera o Quintanilla de Sollamas, mientras que Villoria de Órbigo y Cimanes del Tejar se encuentran vacías; entre otras.

Todas las piscinas municipales del sur de la provincia han decidido abrir sus instalaciones. Eso sí, tras muchas dudas en algunos casos, y estableciendo estrictos protocolos de seguridad para evitar rebrotes del coronavirus, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias. En la mayoría de los casos se han limitado los aforos y se ha primado la venta de abonos y bonos quincenales o mensuales principalmente enfocados a empadronados, residentes y veraneantes locales, evitando la venta de entradas sueltas, que si se permiten en algunos casos. Todo ello para evitar la movilidad de la población, que es una de las principales causas de propagación del virus.

Así, ya se puede disfrutar de este tipo de instalaciones en Cabreros del Río, Fresno de la Vega, Valencia de Don Juan, Matanza de los Oteros, Gordoncillo, Valderas, Villaquejida, Cimanes de la Vega, Algadefe, Toral de los Guzmanes, Villademor de la Vega, Villamañán, Laguna de Negrillos y Santa María del Páramo. Eso sí, todos los alcaldes piden máxima responsabilidad a los usuarios y respeto a las normas marcadas.

Cerradas un poco más al norte

Sin embargo no ocurre lo mismo unos kilómetros más al norte donde los ayuntamientos de Onzonilla, Santovenia de la Valdoncina, Valdevimbre, Mansilla de las Mulas y Chozas de Abajo han decidió no abrir sus piscinas este verano. «Una decisión muy difícil, pero que hemos sopesado en profundidad, una decisión que busca evitar contagios de Covid-19 en nuestras localidades», señalan sus alcaldes. «Las causas que nos han llevado a tomar la decisión son la dificultad de mantener el distanciamiento, controlar la limitación de aforo tanto dentro del agua como en otras zonas de las instalaciones y cumplir con las exigencias de desinfección y limpieza de las distintas áreas, que reconocemos complejos y difíciles de llevar a cabo», añaden.

Por su parte, las piscinas de Boñar ya están funcionando al igual que las de Puebla de Lillo. El miércoles 8 de julio se pusieron en marcha las piscinas de Riaño. Se espera que las piscinas de Cistierna empiecen a funcionar este fin de semana ya que el Ayuntamiento tienen que realizar el proceso de selección del personal que trabajará durante el verano en sus piscinas municipales. El resto de instalaciones de la montaña oriental permanecerá cerradas.

Los lacianiegos pueden darse un chapuzón en la comarca tan sólo en las piscinas municipales de Villablino, al ser las únicas que se encuentran disponibles, eso sí mediante cita previa y bajo medidas de seguridad. La pedanía de Caboalles de Arriba dispone de piscina municipal, sin embargo, el ayuntamiento ha decidido no abrirlas al no poder cumplir con las medidas sanitarias fijadas para evitar el riesgo de contagio. Respecto a las piscinas privadas, gestionadas por la Asociación Cultural y Recreativa Santa Bárbara, ubicadas en la zona del Carbachón y la pedanía de Villaseca, tampoco abren sus puertas al público.

Por otra parte, la comarca de San Emiliano cuenta con piscina municipal y su apertura está prevista para este fin de semana, mediante cita previa, con aforo limitado, en donde para el vaso grande será de 35 personas y para el pequeño de tres usuarios. La apertura será por la mañana, pero se dispondrá de una hora de descanso y continuar su funcionamiento hasta la tarde.

Los alcaldes de la provincia no se ‘mojan’ y abren 106 de las 159 piscinas municipales
Comentarios