miércoles 25/5/22

Los alcaldes de Valderas y Gordoncillo aseguran que «no existe ningún obstáculo» y que «no se puede interrumpir la marcha de los trabajos» para la conversión en regadío de una 1.000 hectáreas en estos dos municipios del sur de la provincia; una actuación que consideran «vital» para el desarrollo económico y para frenar la despoblación.

Así lo dejaron de manifiesto ayer a través de una nota de prensa firmada por los regidores de Valderas (Agustín Lobato), Gordoncillo (Urbano Seco) y el presidente de la Comunidad de Regantes de la Margen Izquierda del Porma (Matías Llorente). En ella hacen constar que «la transformación de 1.000 hectáreas de secano a regadío en los ayuntamientos de Valderas y Gordoncillo está contemplada en el actual Plan Hidrológico del Duero (2017-2021) y también en el nuevo (2022-2027) que próximamente entrará en vigor». En concreto, afirman, «tras las alegaciones efectuadas, el nuevo documento ya recoge ‘el incremento de superficie [regable]... correspondiente a la zona de Valderas, supone cumplimiento de garantí de la IPH (Instrucción de Planificación Hidrológica) en todos los horizontes’. Por lo que no existe ningún obstáculo para seguir adelante con la transformación planificada».

«Como se sabe —continúan— entre los acuerdos entre el Ministerio de Agricultura y la Consejería de la Junta de Castilla y León, en el año 2005, estaba que el sector de Valderas-Gordoncillo fuera transformado por la Comunidad Autónoma y se integrara en la Comunidad de Regantes de la Margen Izquierda del Porma como sector XII. En el pasado mes de julio la comisión mixta de ambas administraciones aprobó el Informe de Viabilidad y la delimitación de la zona regable. El agua llegará a la zona a partir de una nueva balsa situada en las inmediaciones de Campazas».

Además, señalan, «en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2022 (BOE de 29 de diciembre de 2021) se recogía en la Disposición Adicional 114 la Declaración de Interés General del sector XII de la subzona Porma, que era el último requisito necesario para comenzar las actuaciones».

Hay presupuesto suficiente

Los regidores de estos dos municipios del sur de la provincia y el presidente de la Comunidad de Regantes de la Margen Izquierda del Porma aseguran que «en estos momentos el Itacyl tiene presupuesto suficiente para toda la obra y está trabajando aceleradamente en la redacción del proyecto de transformación de las aproximadamente 1.000 hectáreas, aunque en el término de Gordoncillo será necesario llevar a cabo con carácter previo la concentración parcelaria, actuación que ya está finalizada en el término de Valderas».

Finalmente, recuerdan que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la Consejería de Agricultura y Ganadería y la Confederación Hidrográfica del Duero «están plenamente de acuerdo en la ejecución de unas obras que se han demorado más de veinte años y que son vitales para el desarrollo económico y frenar la despoblación de esos dos ayuntamientos del sur de León».

Así pues, subrayan que «no existe, por lo tanto, ningún obstáculo para que el Itacyl continúe con la marcha actual de los trabajos de redacción de los proyectos y ejecución de las obras». Esto es —dicen— independiente de quién dirija la Consejería de Agricultura en el futuro, puesto que la transformación en regadío está respaldada por los preceptivos acuerdos y requisitos (alguno con rango de ley) y no se puede interrumpir la marcha de esos trabajos».

Los dos alcaldes y el dirigente de los regantes dejan, pues, meridianamente clara su postura ante estas obras que consideran imprescindibles para el desarrollo económico y poblacional de la zona. Ven en el regadío una garantía de futuro y reclaman a las administraciones la necesidad del mismo.

Los alcaldes reclaman la conversión en regadío de la zona Valderas-Gordoncillo
Comentarios