jueves. 08.12.2022
WhatsApp Image 2021-04-26 at 9.23.21 AM
Alonso, a su llegada esta mañana a la Audiencia Provincial. RAMIRO

El empresario minero Victorino Alonso, que se enfrenta a ocho meses de prisión por un delito ambiental continuado por la explotación del paraje Nueva Julia-La Mora desde 2007 al 2010, ha declarado hoy en la Audiencia Provincial de León, que la culpa de que todas las minas a cielo abierto hayan quedado si restaurar es culpa del Gobierno de España, que es en 2009 rompió todos los acuerdos con las empresas mineras, lo que las aboco a la extinción sin que pudieran cumplir los planes de restauración a los que tenían que hacer frente los cuarto años siguientes. 

Lo que si explicó es que el sistema de extracción en Nueva Julia era de transferencia, es decir que con los estériles que se sacaban al hacer nuevos huecos se tapaban automáticamente las zonas ya explotadas, por lo que la restauración era continua. “Al parar la actividad se paró la restauración”, explicó.

El empresario ha negado que como administrador de la empresa hasta 2009 fuera  responsable de las decisiones tomadas en las cortas, tales como solicitar permisos de explotación o restaurar o no una zona. “Los responsables en su caso son el director técnico y el facultativo de la explotación que era quienes diseñaban los planes de la mina, esos son los que tendrían que estar aquí hoy imputados, no yo”, asegura el acusado. 

Sobre el otro implicado, el jefe de la mina, Manuel Santamaria, para quien se pide la misma pena, Alonso le ha exculpado diciendo que ni siquiera formaba parte de la empresa y que el responsable de la mina era Feliciano Mateos, que “es quien tendría que estar aquí sentado dando explicaciones ”. 

El fiscal ha recordado la responsabilidad civil de que los acusados, que deben hacer frente a los 25 millones que tanto el ministerio, con un 75%, como la Junta, un 25%, están haciendo frente para la restauración de las 405 hectáreas explotadas. 

Alonso recordó que en sus empresas llegaron a trabajar diez mil empresarios, con unos 200 directores técnicos, que están a cargo del director general,  y explicó que era tan importante esta figura del director general que “si yo como administrador quisiera relevarle de su caso tenía que hablar con el ministro de Industria que estuviera en ese momento, porque el sector estaba muy politizado”. 

El empresario explicó que en 2009 dimitió de todos sus cargos en las empresas porque “estaba cansado de todo aquello”, por lo que no es responsable de las decisiones tomadas después de ese tiempo. 

Alonso culpa a los incumplimientos del Gobierno del caso Nueva Julia
Comentarios