martes 22.10.2019
LA BAÑEZA

Una Alubiada más ‘a remojo’ que nunca

La lluvia que comenzó a caer al inicio de la cita no impidió que más de 5.000 personas aguantaran ayer el chaparrón con sus paraguas para comer alubias a la bañezana. Daniel Turrado también fue homenajeado como Cocinero Mayor
Una Alubiada más ‘a remojo’ que nunca

La lluvia no aguó la fiesta. Más de 5.000 personas con paraguas en mano hicieron frente ayer a las inclemencias meteorológicas para poder degustar un año más las alubias a la bañezana cocinadas en esta ocasión bajo la dirección del chef Daniel Turrado —que fue reconocido como Cocinero Mayor— junto con otra quincena de sus compañeros cocineros de Paradores y con la colaboración de más de 150 personas voluntarias que ayudaron a repartir el menú de la Alubiada.


Pese a que la jornada de ayer comenzaba amenazante de lluvia en La Bañeza por la mañana, el paso del tiempo parecía prever que tanto los bañezanos como los visitantes que acudieron a la Feria Agroalimentaria podrían disfrutar de la Alubiada tranquilamente sin tener que mojarse. Mientras las miradas se enfocaban al cielo, antes de la hora de la Alubiada el salón de plenos del Ayuntamiento se vistió de gala para rendir homenaje al bañezano Daniel Turrado —jefe de cocina del Hostal de los Reyes Católicos en Santiago de Compostela— donde fue reconocido como Cocinero Mayor «por defender el nombre de su ciudad allá por donde va», según destacó el alcalde, Javier Carrera.

 

Turrado, emocionado, recogió de manos del regidor bañezano un diploma de reconocimiento por toda su trayectoria detrás de los fogones. «Estoy muy contento y orgulloso de recibir esta distinción, pero sobre todo encantado de que cuenten conmigo para preparar la Alubiada. Es un honor siempre que me llamen y en lo que pueda voy a colaborar para que el evento salga adelante», aseveró. Asimismo, recordó a Paco Rubio —impulsor de esta cita— por su labor e indicó que «este año me toca sustituirle pero esperemos que el año que viene pueda estar aquí él y ayudarle en todo lo que haga falta».

 

Un acto de reconocimiento al cocinero bañezano al que acudieron un gran número de autoridades, entre los que destacan el viceconsejero de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jorge Llorente; el diputado por León de Ciudadanos, Justo Fernández; los procuradores en las Cortes de Castilla y León Ana Carlota Amigo (Cs), Smara Morala (PP) y Ricardo Gavilanes (PP); y el vicepresidente primero de la Diputación de León, Matías Llorente, y la diputada provincial de Derechos Sociales, Carolina López; entre otros regidores de municipios de la zona que también estuvieron presentes.

 

Tras este acto, esperaba el plato fuerte de la muestra en la plaza Mayor, que en cuestión de minutos fue estropeado por la lluvia. Apenas repartidos los primeros menús de la Alubiada —a base de alubias a la bañezana, lomo con pimientos y tejas de Peñín— comenzaba un fuerte chaparrón que no pudo con las ganas de las personas que hacían una larga cola para deleitar sus paladares con la legumbre más típica de la zona cocinada por uno de los mejores chefs bañezanos.

 

Evitando mojarse con paraguas o de forma improvisada, todas las personas aguantaron el tipo para recoger sus menús y buscar cobijo rápidamente para disfrutar de una de las Alubiadas más ‘a remojo’ que se recuerdan de entre todas las que se han celebrado en la ciudad.

Una Alubiada más ‘a remojo’ que nunca