viernes. 02.12.2022
San Pedro de las Dueñas, con la tradición

Las ánimas andan sueltas

La localidad recupera la costumbre de elaborar y colocar calaveras de remolacha iluminadas coincidiendo con las festividades de los difuntos
Una de las calaveras colocada en un lugar oscuro. DL

Cuenta Fermín Ferrero, de San Pedro de las Dueñas, que estos días de ánimas, andan animados en el Páramo Leonés en recuperar costumbres y tradiciones del más allá, o el más acá, según se mire. Esta esencia común en muchos territorios, e inherente a las emociones humanas, de teatralizar la existencia de la mayor evidencia de la vida que es la muerte también en el Páramo tiene sus particularidades.

Antes de que llegara el Helloween americano, en el Páramo Leonés existía la costumbre por el mes de noviembre, con motivo de las festividades de Todos los Santos, de hacer calaveras vaciando una remolacha, meterles una vela dentro y colocarlas en lugares oscuros para impresionar a las gentes. Solían hacerse por adolescentes y, a veces, con la complicidad de algún adulto socarrón como iniciación a ese desafío de tratar los temas místicos y, valga la paradoja, para asustar a los que en su día de jóvenes también hicieron lo mismo.

Esta tradición, recuerda Ferrero, tiene nexos con costumbres de otros territorios cercanos como la La Santa Compaña o Procesión de Ánimas, La Güesti, Samaín..., pero con el componente autóctono que la remolacha azucarera, producto muy común en la comarca del Páramo, en especial en estas fechas ya es la época de su recolección.

Los mayores cuentan que ya las hacían en su juventud y las colocaban en calles oscuras, cementerios, soportales de iglesias a la salida del rosario, campanarios o a las puertas de las casas y llamando como si lo hubiera hecho el mismo ánima.

En San Pedro de las Dueñas la costumbre se alargaba los primeros días de noviembre durante la novena en honor a los difuntos. Con esta recuperación quieren significarse ante la globalización de Halloween. Anuncian que recuperarán otras como los ‘bandos’ para el Ramo de Navidad.

Las ánimas andan sueltas
Comentarios