sábado. 04.02.2023
YA NI ESO: hace un año, el presidente de la junta vecinal de Miñambres de la Valduerna, José María González Rodríguez, aseguraba que la reivindicación del circuito de velocidad seguía viva gracias a la pedanía, pero, desde el pasado mes de octubre, no puede jactarse como lo hacía entonces. Tampoco los partidos políticos han salido airosos, en la últimas semanas, del bochorno: por una parte, la desmembrada UPL fue la que introdujo el circuito de velocidad en los presupuestos de la Diputación provincial y hace cosa de dos semanas el presidente del Moto Club Bañezano, José Luis Falagán, repartía estopa a derecha e izquierda, sin olvidarse del centro político -el que se supone que tienen que ganar los partidos mayoritarios para gobernar-. ¿A qué espera el Consejo Superior de Deportes para poner pies y cabeza al circuito? ¿Por qué María Jesús Ruiz, actual viceprensidenta de la Junta, dijo, como consejera de Medio Ambiente y ante el Pleno de las Cortes, que la Zepa no iba a resultar un obstáculo al circuito, mientras que Fernández Carriedo, que le ha sustituido en el puesto, no da un no rotundo, pero habla de otras alternativas a los terrenos actuales? Trece meses han transcurrido desde que se conoció que los terrenos que un día se eligieron para el circuito forman parte de lo que, posteriormente, se declararía zona de especial protección para las aves (Zepa), dentro de la Red Natura 2000 que creó la Unión Europea. Es cierto que los estados proponen la declaración de Zepas a la unión, y no menos cierto es que se hace, en el caso de España, a propuesta de las comunidades autónomas. Y también es una gran verdad que los gobiernos del PP y del PSOE han jugado con las ilusiones de los bañezanos, en lo que a este proyecto se refiere, consiguiendo que la calle, la opinión pública con la que dicen contar, no se crean nada del discurso político al respecto. Y es que, en La Bañeza, apostarían más por quemar ruedas en la autovía A-6 que por creer lo que digan el mismo ZP (¿las malditas consonantes de la Zepa trasladadas al PSOE?) o el propio Juan Vicente Herrera, No hay circuito, que es lo que, al final, cuenta. Mucho llevó Astorga en el Consejo de Ministros de San Marcos, a La Bañeza, ni una miserable curva.

Un año entero de parálisis total
Comentarios