jueves 22/10/20
Historia de Prioro

Ocho años y 96.000 documentos para hacer el árbol genealógico de los vecinos

Marino Rebanal, en su casa de Prioro. CAMPOS

Marino Rebanal, vecino de Prioro, ha recabado el árbol genealógico de todos los vecinos de su pueblo, un trabajo para el que ha necesitado más de ocho años de trabajos y unas 9.000 horas. A esto hay que añadir los 96.000 documentos que ha tenido que leer y copiar.

«Todos los datos tienen una base documentada con la que he trabajado», señala Rebanal, quien destaca que los datos de los ascendientes se inician desde 1597 hasta la actualidad, lo que abarca a trece generaciones de Prioro. Cuenta con una hoja excel con la relación de todos los matrimonios, bautismos y defunciones.

«No solo he tratado de hacer el árbol genealógico sino que además cada persona tienen su historia ya que tengo registradas más de 16.180 personas y más de 5.006 familias», afirma este investigador que inició la tarea hace diez años y la finalizó hace dos, es decir, tras ocho años de consultar documentos.

Trece generaciones

Una investigación de 9.000 horas para registrar a 16.180 personas y 5.006 familias del pueblo

«Han sido tantas horas y años que solo lo haces si este trabajo te gusta y a mí me apasiona la historia. A medida que avanzaba en la investigación se iba conformando la historia de cada persona», añade.

Además su trabajo ha servido para ordenar y digitalizar cientos del documentos existentes en el Ayuntamiento de Prioro. Su intención es donar esta base de datos al municipio para que la gente pueda acceder a estos datos de sus familias y conocer su descendencia en el pueblo.

Cada persona cuenta con su fecha de nacimiento, de bautismo, el cura que le bautizó, los padrinos, los testamentos espirituales, la fecha y hora de fallecimiento, la sepultura y en el lugar de la iglesia donde fue enterrado. «El trabajo es un árbol de Prioro completo. Sobre Prioro hay mucho escrito y pensé que solo le faltaba poner las caras. Así nació el árbol genealógico donde todos estamos relacionados y somos familia», señala Marino, que cuenta que inició un árbol de oídas pero se dio cuenta pronto que eso no servía y fue cuando se puso a trabajar en un árbol genealógico totalmente documentado. Para ello fue muy importante hablar con los diferentes sacerdotes del pueblo y con la iglesia para consultar la documentación de los datos de cada vecino y descendiente.

Como datos curiosos está la peste de 1598 con 175 enterramientos en Prioro con días de seis y siete entierros. La peste empezó en agosto y la mortandad se normalizó a principios de 1599. En la gripe española de 1918 mueren en el pueblo 49 personas cuando la media era 22 personas. También destaca en su investigación muchos apellidos que se han perdido o se van a perder como Polvorinos, Bacas, De la Calle o Cañón. Otro de los datos con los que cuenta son todos los apeos de las casas del pueblo y que se podría reconstruir los planos que había en el pueblo en diferentes épocas. «Si esos apeos los cogiese un arquitecto podría hacer un plano perfecto de 1892 o de 1936 que son los últimos», concluye.

Ocho años y 96.000 documentos para hacer el árbol genealógico de los vecinos
Comentarios