jueves 29/10/20
TRIBUNALES

Tres años de prisión por incendiar su vivienda para cobrar el seguro

La Audiencia de Palencia condena a los dos leoneses que urdieron el engaño y absuelve a un tercer acusado

La Audiencia Provincial de Palencia ha condenado a dos leoneses a penas que suman tres años de prisión por compra una vivienda en la localidad palentina de Boadilla de Rioseco para, tras simular su arreglo, provocar un incendio en su interior y tratar de cobrar el seguro.

La sentencia considera responsables de los hechos a un vecino de Mansilla de las Mulas, de iniciales J.F.C.F., y a otro deToldanos (J.J.H.), a los que impone penas de seis meses de cárcel por un delito de tentativa de estafa y a dos años y seis meses por otro de incendio. Además, deberán indemnizar con 16.861,13 y 10.200 euros más los intereses legales del dinero a los propietarios de dos inmuebles que sufrieron daños a consecuencia del siniestro que provocaron. La Sala de lo Penal absolvió al cuñado del vecino de Toldanos, cuya identidad se corresponde con las iniciales F.B.B., vecino de León, al no acreditarse su colaboración en los hechos.

Según relata la sentencia, los hechos se remontan al verano de 2010, cuando los dos condenados deciden la compra de una vivienda, simular una reforma «al objeto de revalorizarla» para asegurarla «muy por encima de su valor» para incendiarla con un método «que no dejara evidencias» y cobrara el seguro.

Así, encuentran un inmueble en Boadilla de Rioseco (Palencia) por un precio «entorno a 7.500 euros» y, tras pagar 2.000 euros al firmar el contrato privado de venta, lo aseguran en 200.000 euros —la compañía propuso un póliza de 150.000 euros.

Ambos acuden luego a la localidad, para contratar los servicios de agua y luz, trasladar algunos enseres y material de obra para simular la adecuación de la vivienda. Incluso colocaron un andamio en la fachada, «para dar apariencia a una rehabilitación que no fue tal», reza el fallo. Además, tramitaron la licencia de obra ante el Ayuntamiento de Boadilla de Rioseco.

El 31 de agosto de 2010 se pone en marcha el plan, para el que colocaron bajo la cubierta una fuente de calor sin determinar, «de combustión retardada». Aquel día aparecieron en la localidad con vecino de León, que resultó absuelto.

La sala desgrana una serie de circunstancias por las que infiere la culpabilidad de dos de los acusados. Así, destaca que el mansillés, a cuyo nombre se compró la casa, contratara el seguro y el agua sin haber elevado a escritura pública la compra «a sabiendas de que la casa pertenece a varias personas por herencia, a las que no conoce, [...] asumiendo el riesgo de que se truncara la operación por no estar todos de acuerdo con el precio de venta». Destaca el capital asegurado para el inmueble aun sin haber iniciado la reforma y, sin trabajo y en plena crisis, paga 7.500 euros de un total de 12.000 que decía tener guardados en su casa de Mansilla. Además, manifestó desplazarse a Boadilla, donde «no tiene vinculación familiar ni de amistad», con el fin de encontrar trabajo en rehabilitación de viviendas, en una zona que vive de la agricultura de secano y en plena recesión.

Ni el de Mansilla ni el de Toldanos tienen quien manifiesta que trabajaron con intensidad en la reforma —sólo se les vio en momentos puntuales— y aporta «ejemplos insignificantes» de facturas por la compra del material necesario para la reforma. Sin embargo, el de Toldanos, cooperador necesario, valoró en 9.000 euros ante la aseguradora «unos trabajos que no se llegaron a realizar». Tampoco se utiliza maquinaria en la obra y una boca de riego situada frente a la casa y utilizada «unos días antes» del siniestro sin problemas tuviera la llave de apertura rota el día del incendio.

Informes periciales

Si bien el equipo de investigación de incendios de la Guardia Civil de León no concluye que el incendio tuviera origen provocado, tampoco lo descarta, mientras que un perito que contrató la aseguradora apreció «signos evidentes de que fue intencionado». El informe de la Guardia Civil «tuvo un papel relevante» para determinar que las reformas que los autores de los hechos dijeron ejecutadas se hubieran acometido, a tenor de los materiales que refieren unos como nuevos —tarima, cables, enchufes e incluso una escalera—, de los que no encontró restos el cuerpo de seguridad y sí de los que se habrían sustituido.

Tres años de prisión por incendiar su vivienda para cobrar el seguro