martes 7/12/21
El proyecto supone la recuperación del emblemático edificio que albergó el instituto y el centro de FP. CASTRO

Desde hace años los vecinos del Valle de Sabero vienen demandando la puesta en marcha de un centro residencial que les permita poder continuar en su municipio cuando las condiciones de edad o salud les impidan seguir viviendo en su casa. Este es uno de los servicios inexistentes hasta la fecha y que lleva a buena parte de los mayores a tener que desplazarse en la mejor de las ocasiones hasta la residencia de las vecinas Cistierna o Vegaquemada, pero en otras muchas hasta centros muy alejados de su hogar, con el consiguiente desarraigo familiar y vecinal.

Parece que por fin, después de algunos intentos fallidos en el pasado, esta histórica reivindicación va a ser satisfecha de la mano del Grupo Salazar, que ha presentado en el consistorio saberense un proyecto de centro residencial mixto de cincuenta plazas para el municipio y su área de influencia.

La actuación tomará como base el antiguo edificio que durante años fue Instituto de Enseñanza Media, e Instituto de Formación Profesional, reformándolo íntegramente y añadiendo al mismo las estructuras necesarias para albergar todos los servicios requeridos en una instalación de este tipo. La empresa ya ha adquirido a sus antiguos propietarios la mitad del edificio y está actualmente tramitando la adquisición de la otra mitad al ayuntamiento de Sabero, con lo que la superficie disponible rondará los 1.600 metros cuadrados.

Las obras, cuya primera fase tiene una duración estimada de diez meses, supondrán una inversión de más de un millón y medio de euros, y afectarán al edificio actual, los anexos de nueva construcción y el amplio jardín que se ha proyectado. El centro, con todas sus instalaciones totalmente accesibles, contara con tres plantas. La planta baja albergará el vestíbulo de acceso, las oficinas administrativas, los vestuarios del personal, servicios, cocina, lavandería y diversas zonas de convivencia. La segunda y la tercera planta estarán ocupadas por las habitaciones de los residentes, dobles e individuales.

Subvención del GAL

El proyecto ha sido presentado también al Grupo de Acción Local Montaña de Riaño para acogerse a las ayudas estipuladas conforme a la estrategia de desarrollo local participativo, dentro de las medidas del programa de desarrollo rural de Castilla y León, estando pendiente aún su tramitación por la Junta Directiva del mismo.

Los promotores destacan la excelente ubicación del lugar elegido, en el centro de la localidad, junto a todos los servicios y en una amplia y soleada parcela, lo que facilitará la relación fluida de los residentes con el entorno, favoreciendo su sociabilidad.

Un proyecto «ilusionante»

Por su parte el Ayuntamiento de Sabero ha mostrado su satisfacción por esta iniciativa y está impulsando todas las acciones a su alcance para que se realice. Según su alcalde, Francisco García, «el proyecto es muy ilusionante, algo que se viene demandando por todos desde hace años, la posibilidad de que nuestros mayores puedan quedarse en su municipio si por algún motivo necesitan hacer uso de una residencia». Por otro lado, el regidor apunta que el proyecto «recupera para todos un edificio emblemático de Sabero», que necesitaba de forma urgente una intervención, y además generará empleo, especialmente femenino, en unos momentos y en una zona que tanto lo necesita. «Creo que reúne todos los requisitos para que tanto el Grupo de Acción Local Montaña de Riaño, como la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Transición Ecológica se impliquen en su apoyo», concluye García.

El antiguo instituto de Sabero acogerá una residencia de ancianos
Comentarios