jueves 04.06.2020

La apicultura pierde un 40% de la miel en un año «con todo a favor»

Las colmenas se recuperan de la mortandad de la sequía, pero «estuvieron paradas en julio».
La apicultura pierde un 40% de la miel en un año «con todo a favor»

A. Domingo | Redacción

Los apicultores leoneses han finalizado otra campaña de resultados bastante mejorables. La media de producción ronda los 10 kilos por colmena, cuando en un año normal esta cantidad se sitúa en torno a los, según explicó José Antonio Panera, secretario de la Asociación de Apicultores de León. Y eso que este año se han dado las condiciones «para que saliera un año bastante bueno», con una producción total que hubiera superado más de 1.100 toneladas y que se ha quedado un 40% por debajo de lo que cabía esperar. Los apicultores no acaban de explicarse la razón por la que los enjambres «han estado parados en meses como julio y agosto», lo que ha motivado una producción de 682 toneladas de miel en la provincia, según los datos del Servicio Territorial de Agricultura de la Junta.

La apicultura leonesa afrontaba esta campaña tras un 2017 calamitoso. La fortísima sequía restó alimento a los enjambres, registrándose una importante mortandad de ejemplares y un resultado para los productores de 488 toneladas. No fueron pocos los que tuvieron que gastar en alimento para su cabaña con el que paliar la situación de sus colmenas. Sin embargo, el tiempo registrado esta primavera permitió «una buena recuperación» de unas colonias mermadas en número y afectadas por las enfermedades. «Tuvimos una primavera muy húmeda, que permitió la floración y que las abejas enjambraran». Y es aquí donde podría estar la explicación al fenómeno, aunque Panera apunta que no resuelve el enigma.

La formación de nuevos enjambres supone «que las colmenas que quedan para dar miel se encuentran en peores condiciones para producirla. El asunto está en que haya suficientes abejas para hacer mielada y en que la reina se ha ido, con parte de la colmena, y hace falta criar una nueva. En este proceso se pierde un mes».

La producción va Por valles

Los nuevos enjambres formados esta primavera permiten a la apicultura leonesa recuperar las colmenas perdidas, en una cabaña que recupera tamaño y alcanzar una situación «bastante saneada», pero cuando en el mes de julio «deberían registrar una mayor actividad, las abejas estaban paradas y no sabemos por qué». El hecho no se explica por la necesidad de recuperar el número de obreras necesario una vez que se había ido la reina, para remplazar a aquellas que la siguieron, señaló Panera. Otro fenómeno significativo que se ha producido esta campaña es que la disminución en el rendimiento de las colmenas depende de los valles. «Mientras en una zona se recogía poca cantidad de miel, a 20 kilómetros las colmenas daban 20 kilos.

El Servicio Territorial de Agricultura explica los bajos rendimientos de este año en doce días de lluvia seguidos que se registraron en el mes de abril, con la muerte de la cría como consecuencia, opinión que extraña en la asociación, que elude entrar en polémica.

Los resultados que ha obtenido la apicultura leonesa en los últimos cinco años no ayudan a quienes han optado por este tipo de ganadería como alternativa profesional o fuente adicional de ingresos. En 2014 se recogieron 421 toneladas, cantidad que bajó a las 403 del año siguiente. La mejor campaña corresponde al 2016, con 749 toneladas y la sequía del año pasado dejó la recolección en sólo 488.

La apicultura pierde un 40% de la miel en un año «con todo a favor»