martes 24/5/22

La forma en la que trabaja el dron promete ser mucho más precisa a la hora de eliminar plagas de insectos. Alonso indica que «el dron utiliza un trabajo de bajo volumen, es decir, dispersa en gotas mucho más pequeñas el producto y se asegura de que un insecto reciba una gran cantidad de ellas». Además compara este tipo de aplicaciones con la forma en la que se fumigaba en avionetas diciendo que «antes se utilizaban avionetas que está claro que tardaban mucho menos pero crean mucha contaminación difusa, esparcen todo no solo en el lugar que quieren trabajar».

La altura a la que se separa la maquina de la plantación es de unos tres metros y esta equipada con unos sistemas que ayudan a detectar obstáculos y a regular en todo momento su altura para «ser lo más preciso posible» y reducir así el impacto medioambiental.

Aplicación con más precisión