domingo. 26.06.2022

Una apuesta por el Carea

Agustín Fernández recibió el Carea 22 por toda una vida dedicada al pastoreo. Reclamó la creación de una escuela del pastor para enseñar la profesión y confesó que nunca tuvo problemas con el lobo, ya que «tenía buenos perros»
CAMPOS
CAMPOS

Numeroso público se dio cita en la festividad del «perro Carea» en Cerezales del Condado donde tuvo lugar un acto de entrega de reconocimiento de honor Carea 22 al pastor Agustín Fernández de la Vega de Robledo y residente en Vegellina de Orbigo. Comenzó en el pastoreo con diez años hasta que se retiró con un ganado de más de un millar de ovejas y cabras además de perros carea y perros mastines. «Cada perro era para su función. El carea para dirigir el ganado en las fincas que había fruto para que no se lo comiese y solo pastase, y el mastín para defender el rebaño de los ataques de los lobos», explicó Fernández quien señala que nunca tuvo problemas con el lobo ya que tenía muy buenos perros.

Recuerda que la venta de las reses se hacía en casa con la visita de los tratantes. «En aquella época los corderos quitaban de mayores, de más de 30 kilos. Después se pusieron de moda los lechazos». Reconoce que la vida de pastor era muy dura ya que «te pasaban en el monte más de una semana sin bajar al pueblo». Además admite que «antes teníamos más celo con el ganado que ahora se ha convertido en un simple negocio de comercialización de carne. Teníamos amor al ganado. Aunque ahora se vive mejor al contar con ayudas de las que antes carecíamos».

Como curiosidad señala que ahora si el lobo mata unas reses se hacen unas gestiones y se activan los seguros, antes «no nos podíamos permitir perder una sola res». Considera que sería bueno crear una escuela de pastores para enseñar a la gente todas las labores relacionadas con el pastoreo.

Esta jornada dedicada al perro carea sirvió para que se diesen cita criadores de animales y cabañas locales de carea que hicieron una exhibición de sus animales. También se realizaron pruebas de aptitudes para perros de pastoreo así como diversas charlas. Los vecinos y visitantes pudieron además degustar las tradicionales migas por cortesía de la Junta Vecinal de Cerezales del Condado. También tuvo lugar una comida popular de caldereta de cordero según receta tradicional. La clausura la realizó en grupo de folk SOG.

Una apuesta por el Carea