lunes 23.09.2019
san justo de la vega

La ARMH abre una fosa con paseados del 36

La ARMH abre una fosa con paseados del 36

Han pasado 75 años, pero sus familiares no se olvidan de ellos, y por eso en San Justo de la Vega se han iniciado las excavaciones de una fosa común que se cree puede poseer una docena de cuerpos asesinados durante la Guerra Civil.

La excavación dio comienzo ayer con la expectativa de encontrar trece cuerpos en la zanja, que tiene aproximadamente cinco metros de longitud, pero tras los primeros pasos sobre el terreno, Marco Antonio González, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, consideró que la fosa en la que están escavando puede que no sea la de los trece cuerpos. «De momento estamos trabajando y es pronto para saberlo, pero en esta fosa no parece que haya tantos cuerpos», apuntó González, que añadió que entre hoy y mañana los datos serán más precisos. A la par que un grupo de arqueólogos trabajan en esta excavación otros tantos rastrean la zona en busca de otras fosas, ya que los vecinos insisten en la existencia de más.

Las labores de exhumación se prolongarán durante, al menos, cuatro o cinco días, dado que la extracción de los cuerpos está resultando díficil debido a la profundidad a la que están enterrados y la dureza del terreno.

Los fallecidos proceden, según apunta el registro civil de Villarejo de Órbigo, municipio al que procede San Justo de la Vega, es Valderas. «Puede que muchos de los represaliados fueran presos de la cárcel de Astorga», consideró González, quien fecha su muerte entre agosto y noviembre de 1936. El problema al que se enfrentan los investigadores es que algunos de los cuerpos fueron recogidos por vecinos de Estébanez de la Calzada y enterrados en el cementerio de Villarejo de Órbigo en una fosa desaparecida debido a la ampliación del camposanto. Las investigaciones serán las encargadas de determinar qué vecinos de Valderas están en la fosa común y cuáles fueron trasladados al cementerio de Villarejo de órbigo.

Cuando los trabajos arquelógicos finalicen los cuerpos hallados serán trasladados a Ponferrada, donde serán analizados antropológicamente y se cotejarán con las muestras de ADN extraídas a los familiares de las posibles víctimas.

La ARMH abre una fosa con paseados del 36