viernes. 01.07.2022

Asaja critica que el 75% de las ayudas de los GAL no llegan a las empresas

Sólo el 25% de los fondos para fomentar el desarrollo rural se conceden a autónomos y pymes.

A.Domingo | Redacción

La organización agraria Asaja denunció ayer en un comunicado que tres cuartas partes de los proyectos puestos en marcha por los grupos de acción local (GAL) de León, financiados con cargo al Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2007/2013 fueron «no productivos, es decir, es decir, vinculados a entidades locales o instituciones y no a empresas generadoras de valor económico y empleo». En concreto, este tipo de actuaciones supusieron 301 de las 400 que llevaron a cabo los seis GAL que trabajan en la provincia.

Asaja asegura que estos datos figuran en un documento que la Junta ha elaborado y que se aprobará en el Comité de Seguimiento del día 21. De los datos de la Administración autonómica se desprende el desequilibrio de los proyectos impulsados por los GAL, aún mayor en León que en el resto de la Comunidad. En la provincia leonesa la ratio de no productivos alcanza al 75,25% y los que productivos —impulsados por empresas, «generadoras de valor económico y empleo»— se quedan en el 24,25%, frente al 67,3% de no productivos en Castilla y León, que registró un 32,7% de productivos. León, Burgos y Zamora son los que, a juicio de Asaja, arrojan los peores datos y añade que por cada euro de ayuda un emprendedor generó 1,06 euros, mientras que los proyectos de instituciones se financiaron, por lo general, al 100%.

El sindicato recuerda que los GAL se nutren del presupuesto agrario, proveniente de fondos europeos, el Estado y la Comunidad y defiende que la prioridad de éstos deben ser «los autónomos y las pequeñas empresas de la economía local» por generar «riqueza y empleo en el medio rural», lo que se traduce en asentamiento de población.

LA FINANCIACIÓN

Asaja no valora «la utilidad pública y conveniencia» de las inversiones no productivas, pero entiende que su financiación no correr a cargo de la Política Agraria Común (PAC)». Además, insta a los GAL a fomentar el emprendimiento y facilitar los trámites para que se materialicen los proyectos.

Reclama que con el nuevo PDR «se mejore la gobernanza» de los GAL, que se ahorre en gasto corriente y que las subvenciones sirvan de verdad para dar un fuerte impulso a la economía rural».

Asaja critica que el 75% de las ayudas de los GAL no llegan a las empresas