jueves. 07.07.2022
Tribunales

Una astorgana cobraba la pensión de su suegra fallecida hacía 33 años

La Audiencia también juzgará a otra en Villablino por hacer lo mismo con su tío, muerto en 1993
Los fiscales responsabilizan a las entidades bancarias. RAMIRO

La sección tercera de lo Penal de la Audiencia Provincial de León juzgará el 25 de noviembre y el 2 de diciembre a dos mujeres, una de Astorga y otra de Villablino, acusadas de sendos delitos de estafa por haber estado cobrando, de forma presuntamente fraudulenta, las pensiones de familiares suyos ya fallecidos.

 

El primero de los juicios, remitido del Juzgado de Instrucción número 1 de Astorga, sentará en el banquillo a C.R.S. por seguir cobrando la pensión de su suegra, fallecida en enero de 1983, disponiendo de ella para sus propios fines —según consta en el escrito de acusación— hasta que en septiembre de 2016, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), detecto en presunto fraude y detuvo los pagos. La pensión era ingresada en una cuenta bancaria de Astorga, cuya titularidad estaba a nombre de la anciana fallecida y de la acusada. Tras el fallecimiento de la mujer, su nuera no puso en conocimiento de la entidad ni del INSS este hecho, por lo que siguió cobrando mensualmente la pensión durante 33 años, y disponiendo del dinero a través de tarjeta bancaria y también domiciliando sus gastos. La cantidad cobrada por la acusada indebidamente, y que ahora le reclama la Seguridad Social, asciende a 135.263 euros, de los cuales el banco ya ha devuelto 34.799, por lo que queda pendiente el pago de 100.464 euros.

 

Para la Fiscalía de León, estos hechos son constitutivos de un delito continuado de estafa, por lo que propone dos penas de cuatro y cinco años de prisión, e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y una multa de 540.000 euros. Además, la acusada deberá indemnizar al INSS con 100.464 euros por la cantidad defraudada, y no recuperada, haciendo responsable civil subsidiaria a la entidad bancaria.

 

Muy parecido es el caso que se juzgará, esta vez el 2 de diciembre, también en la Audiencia Provincial. Una vecina de Villablino, J.G.J. deberá responder por un presunto delito contra la Seguridad Social por cobrar la pensión de su tío, fallecido en diciembre de 1993, que era ingresada en una cuenta bancaria a nombre de ambos. Según el escrito del Fiscal, la acusada de forma «intencionada y con ánimo de cobrar indebidamente un beneficio patrimonial ilícito en perjuicio de la Administración Pública», siguió recibiendo en la cuenta de la que era cotitular el importe de la pensión de su tío para sus disfrute durante 23 años, hasta que en 2016 fue descubierta por el INSS

 

Las cantidades cobradas presuntamente de manera ilícita por la acusada ascienden a 132.644 euros. De esa cantidad, el banco, a través de un proceso de retrocesión automático, ha devuelto 33.613 euros a la Seguridad Social, por lo que sigue pendiente de recuperar 99.031 euros.

 

En el escrito de acusación se apunta a que el banco desde el que se cobró la pensión «incumplió plenamente su obligación de realizar, al menos una vez al año, un control de pervivencia del titular de la pensión, cuyo incumplimiento conlleva la responsabilidad civil subsidiaria ante el INSS derivada de su negligencia por las cuantías indebidamente abonadas».

 

A la sobrina del fallecido se le acusa de un delito de estafa continuada en su modalidad agravada, por lo que se impone una pena de seis años de prisión y una multa de 15 euros diarios durante doce meses. Además deberá devolver los 99.031 euros no recuperados, y pagar las costas del juicio.

Una astorgana cobraba la pensión de su suegra fallecida hacía 33 años
Comentarios